Sociedad y Cultura

ARBA, exige la retirada urgente del borrador del Plan Nacional de Energía y Clima (PNIEC) 2021-30

LA ORGANIZACIÓN ECOLOGISTA ARBA, DECANA DE LA CONSERVACIÓN DE LOS BOSQUES EN ESPAÑA,

EXIGE LA RETIRADA URGENTE DEL BORRADOR DEL PLAN NACIONAL DE ENERGÍA Y CLIMA (PNIEC) 2021-2030

La acumulación en la atmósfera y océanos de las inmensas cantidades de CO2 vertidas por la quema de combustibles fósiles de los últimos siglos, y muy especialmente desde hace 80 años, y el cambio de usos de la tierra con enormes deforestaciones, está determinando un disparo de la concentración de CO2 de consecuencias imprevisibles que está agudizando dramáticamente los fenómenos meteorológicos catastróficos, las plagas sobre la vegetación y los incendios forestales gigantescos, además de alteraciones de la biodiversidad y de los ciclos naturales que ya nos afectan directa e indirectamente.

En este contexto, el Plan Nacional Integrado de Energía y Clima 2021-2030 (PNIEC), presentado en febrero por el Gobierno de España a la Comisión Europea y aún en borrador, lejos de contribuir a paliar la emergencia climática promueve para 2030 una ridícula reducción de CO2 del 20% con respecto a los niveles de 1990, (el compromiso de la UE es del 40% como mínimo), prolonga injustificadamente la dependencia energética exterior reduciéndola tan solo un 15% para mantenerla aún en un costoso 60 % en 2030 (la media actual en la UE es del 50%), y promueve alcanzar en 2030 un 42% de generación renovable cuando la cuarta parte de los países europeos ya han alcanzado ese nivel en 2019.

El Plan, presentado a bombo y platillo a finales de febrero por el Gobierno, y ratificado recientemente en las 370 medidas para promover la investidura de Pedro Sánchez en septiembre, se queda ridículamente escaso en el contexto de la acentuada caída de precios de las instalaciones de generación con energías renovables (88% de descenso en fotovoltaica y 69% en energía eólica desde 2009). En 2020 las adjudicaciones de proyectos de renovables demuestran que la producción de energía solar y eólica ya es más barata que la generación eléctrica tradicional alimentada con combustibles fósiles

Por otra parte, las tecnologías de almacenamiento eléctrico, claves para la aplicación masiva de la generación renovable también nos son favorables ya que por nuestra orografía y red de embalses hidroeléctricos existen multitud de escenarios para el emplazamiento de centrales de bombeo. Esto, con las adecuadas inversiones que se deben incluir en el plan, debe apoyar el despliegue de renovables en la primera mitad de la década.

Resulta clave también la mejora tecnológica de almacenamiento con otras tecnologías como el hidrógeno, la energía solar de concentración, almacenamiento térmico, baterías para entornos aislados, etc. Los desarrollos tecnológicos de nuevas tecnologías son una oportunidad y deben ser decididamente apoyados desde el Estado para mejorar la competitividad tecnológica y, a la larga, riqueza y empleo de calidad.

La revisión del PNIEC debe potenciar de manera importante los proyectos de almacenamiento de energía para amortiguar la discontinuidad y menor disponibilidad de los sistemas de generación con energías renovables y facilitar el cambio.

El contexto de sensibilización social ante el problema evoluciona rápidamente y la evidencia de efectos climáticos catastróficos junto con un abaratamiento de las energías renovables, difícil de prever en 2015 en la Cumbre de París, empiezan a crear un clima global de contestación, liderada por los movimientos juveniles pro clima, que exige el freno a las emisiones de CO2 y una sustitución de los combustibles fósiles mucho antes del horizonte de 2050 marcado por la UE.

Este escenario ha presionado a la nueva Presidenta de la Comisión Europea, Úrsula von der Leyen, a prometer un plan en los 100 primeros días de su mandato que comienza el 1 de noviembre para reducción del 50% de las emisiones en 2030, en lugar del 40% derivado del Acuerdo de París. El ya de por sí pacato borrador del PNIEC presentado a Bruselas por el Gobierno del PSOE queda aún más en ridículo tras las manifestaciones de la nueva Presidenta de la Comisión, perteneciente al Partido Popular Europeo. Creemos que ya no existe excusa, ni siquiera política, para que se retire el borrador.

El borrador del PNIEC, lejos de contribuir a paliar la emergencia climática promueve para 2030 una ridícula reducción de CO2 del 20% cuando la nueva Presidenta de la Comisión promete que la reducción en la UE será superior al 50%

Desde ARBA vemos con preocupación cómo se va degradando el medio natural y la vegetación autóctona por los terribles incendios, sequías, temperaturas extremas y plagas y cómo va pasando el tiempo desde la ratificación de la Cumbre de París y en España ni siquiera se diseñan planes mínimamente creíbles para acometer unos objetivos de reducción de emisiones que nos hagan mirar al futuro con esperanza.

Por estas razones, como asociación dedicada desde hace más de treinta años a la protección de la vegetación autóctona y la naturaleza, con más de 40 núcleos activos distribuidos por la geografía de España,

Exigimos al Gobierno la retirada urgente del borrador actual del PNIEC y la reelaboración del mismo para conseguir en 2030 :

  • Un descenso del 60 % de las emisiones de CO2 con respecto a 1990 
  • La disminución de la dependencia energética al 30%
  • Una cuota mínima del 65% de la energía primaria producida a partir de renovables.

La propuesta de ARBA tiene la ventaja de que para 2030 España emitiría unos 100 millones de toneladas de CO2, una cantidad próxima a la capacidad de fijación de nuestros bosques, por lo que nos acercaríamos a la neutralidad de las emisiones de carbono al final del próximo decenio.

Creemos que estos objetivos además de necesarios son realistas y se dan las condiciones económicas para alcanzarlos en la próxima década

Las décadas siguientes, hasta 2050, se utilizarían para reducir al 0% la utilización de combustibles fósiles, aplicar los beneficios de la tecnología para evitar las emisiones industriales y las de la agricultura, aumentar la eficiencia energética en todas las áreas y conseguir una autonomía energética del 100% mediante energías renovables.

De esta manera, con la ayuda de unos bosques y una vegetación autóctona que es decisivo que conservemos y potenciemos y en cooperación con el resto de países, se comenzará a generar un saldo negativo de emisiones de CO2 y estaremos más cerca de contener la catastrófica subida térmica global que puede acabar aniquilando el mundo que conocemos.

Teniendo en cuenta esta situación ARBA pide a sus simpatizantes y afiliados que reivindiquen y transmitan la necesidad de una urgente retirada del borrador del PNIEC y que se sumen a las movilizaciones de los próximos meses convocadas a partir de septiembre por decenas de organizaciones de todos los ámbitos sociales con una Huelga por el Clima el día 27, para reivindicar la retirada inmediata del PNIEC y la elaboración de planes acordes con las necesidades del planeta.

Asociación para la Recuperación del Bosque Autóctono (ARBA)  Web:   https://arba-s.org/ 

Documento completo en:     https://arba-s.org/wp-content/uploads/2019/09/COLAPSO_CLIM%C3%81TICO.VISI%C3%93N_ARBA_08-2019.pdf

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar