Actualidad

Cinco jardines crearán un entorno de calidad paisajística alrededor de la Rueda de la Ñora

Cinco jardines crearán un entorno de calidad paisajística alrededor de la Rueda de la Ñora
Así se dispone en el proyecto de acondicionamiento promovido por la Concejalía de Urbanismo, Medio Ambiente, Agua y Huerta que pretende poner en valor el monumento mediante la intervención en el espacio público que le es inmediato. Otra actuación singular será la decisión de destapar las acequias Alfatego y Churra la Vieja, puesto que uno de los objetivos principales del proyecto es hacer visible y poner en valor el nudo de infraestructuras hidráulicas que se produce en este entorno.

 

Alejar de la Rueda de La Ñora de la calzada actual para ampliar su protección, adecuando un perímetro peatonal del monumento de calidad material y ambiental es el principal criterio tenido en cuenta en la redacción del proyecto básico y de ejecución de acondicionamiento del entorno del monumento. El trabajo ha sido promovido por la Concejalía de Urbanismo, Medio Ambiente, Agua y Huerta, que dirige Antonio Navarro, quien ayer celebró una reunión con los vecinos de la pedanía y el arquitecto director, Antonio Abellán, para explicar los detalles de la actuación que se plantea.

Esta adecuación contempla la reorganización del espacio público (calzada, aceras y zonas ajardinadas), la creación de un ámbito de calidad urbana y paisajística alrededor de la Rueda que favorezca un mejor disfrute y comprensión y una mejor integración con la estructura presente y futura de caminos y sendas de la Huerta de Murcia y sus valores paisajísticos y culturales. No contempla intervenciones de ningún tipo sobre el elemento físico de La Rueda de La Ñora y su Acueducto. Pretende, eso sí, su puesta en valor mediante la mejora de su entorno a través de la intervención en el espacio público inmediato (pavimentos, calzadas y jardines). El presupuesto del plan asciende a 403.079 euros.

El concejal de Urbanismo explicó la necesidad de llevar a cabo este plan de adecuación puesto que ‘este monumento constituye un enclave de enorme riqueza patrimonial, además de la singularidad que supone constituir un nudo principal de la red de riego, por nacer allí dos nuevas acequias (Alfatego y Churra la Vieja) a partir de la de La Aljufía’.

Un paseo peatonal y una plaza para eventos públicos

El conjunto de acciones previstas afectan a la calle y a la plaza. En la primera de ellas, se creará un paseo peatonal arbolado que conecte la pedanía con el monumento mediante la sustitución de la banda de aparcamiento y acera actuales por una nueva acera y un parterre lineal arbolado para sombrear el paseo. Además, se construirá un jardín provisional paralelo al acueducto, que se entiende como un área de reserva arqueológica que permitirá plantear futuras excavaciones para conocer la parte enterrada del monumento.

‘Con ambas acciones se podrá recuperar en gran medida la situación original del acueducto como elemento aislado rodeado de un entorno no edificado’, señala Antonio Navarro.

Respecto a la plaza, el proyecto prevé unificar el espacio central y la plantación de cuatro árboles de gran porte (almeces) que la protegen del sol en verano, permitiendo su entrada en invierno. Para facilitar su uso para eventos y encuentros, se va a crear una pequeña grada escalonada de adoquín y mármol blanco, rematada con un macetero elevado.

Acequias abiertas

Otra actuación singular será la decisión de destapar acequias, puesto que uno de los objetivos principales del proyecto es hacer visible y poner en valor el nudo de acequias que se produce en este entorno.

Por ello, se crearán cauces abiertos en las dos acequias que pasan por debajo del ámbito de intervención, actualmente ocultas: Alfatego y Churra la Vieja. Entre el margen derecho de la primera de ellas y la acera de la Calle Rueda se creará un pequeño jardín triangular de usos tradicionales. Sobre el tramo en que se mantendrá entubada la acequia de Churra La Vieja, se realizarán exclusivamente tareas de jardinería creando un sendero enmarcado por vegetación autóctona de ribera que, en el futuro, se convertirá en uno de los ejes vertebradores del paisaje, conectando pedanías, monumento y rincones singulares de la huerta.

Los jardines, protagonistas

Los espacios verdes constituyen la parte principal de este proyecto y son los principales protagonistas del plan de adecuación del entorno de la Rueda de la Ñora. En todos ellos se ha seleccionado vegetación autóctona, y se ha tenido en cuenta que ofrezcan una durabilidad y mantenimiento óptimos.

El proyecto contempla la creación de cinco jardines:

–       Jardín provisional del Acueducto, localizado en el espacio que queda entre la nueva acera del borde derecho de la Calle Rueda y el muro del Acueducto, se plantea con dos bandas: una de suelo de albero rojo y ancho continuo paralela a la acera, con una hilada de moreras que permita sombrear el largo paseo junto al acueducto sin impedir las vistas del acueducto y otra banda de ancho variable, desde la banda de albero hasta la base del monumento, donde se crea el jardín provisional con árboles frutales, a la espera de que se realicen las excavaciones de la base del muro del acueducto previstas.

–       Jardín de la grada, en la plaza, rematada con un macetero elevado.

–       Márgenes de las acequias destapadas. Para los márgenes de tierra de las dos acequias que el proyecto plantea desentubar en su espacio más inmediato (uno a dos metros y medio del canal), donde se plantarán diversas especies (anea, junco agrupado o churrero, mimbre, cola de caballo, lirio amarillo y vinca)

–       Senda verde sobre acequia Churra La Vieja, con tramos de acequia desentubada y no desentubada. La propuesta de paisajismo consiste en la reconstrucción, en la medida en que sea posible, del entorno propio de las riberas de pequeños cauces y canales murcianos.

–       Jardín de usos tradicionales locales, que se ubica en el pequeño espacio triangular entre el tramo de la acequia de Alfatego que se propone desentubar y la Calle Rueda (junto a la acequia de La Aljufía). El uso que se propone es el más parecido a un jardín tradicional, y consiste en un área de esparcimiento y descanso, un rincón particularmente amable y hermoso, que emula un soto huertano, mediante la creación de una “pequeña sala cerrada” por un borde arbustivo con un único acceso desde la acera de la calle, que favorezca la seguridad y el cuidado de los niños. Es un lugar donde tener la sensación de estar envuelto por la vegetación, con variedades vinculados a la artesanía y medicina tradicionales locales (olmos, esparto, albardín, palmito, mentas, poleo, melisas, hisopo, salvia, caléndula o lentisco.

 

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba