Región

El Rafael Méndez de Lorca realiza una técnica pionera en la Región para paliar el dolor crónico por hernias discales y lumbares  

El Rafael Méndez de Lorca realiza una técnica pionera en la Región para paliar el dolor crónico por hernias discales y lumbares  

Dos pacientes se han beneficiado hasta ahora de este nuevo procedimiento que puede ser ambulatorio o con ingreso de corta estancia 

Está indicado para pacientes frágiles, mayores o con patologías que dificultan la técnica convencional  

El servicio de Anestesia, Reanimación y Terapéutica del Dolor del hospital Rafael Méndez de Lorca ha implantado un nuevo procedimiento innovador y mínimamente invasivo para solucionar el dolor crónico en protrusiones y hernias, tanto discales como lumbares.  

Se trata de una actividad pionera en la Región de Murcia que consiste en una inyección percutánea, guiada por imagen en quirófano, de gel viscoelástico. Este control por imagen ayuda en la precisión, rapidez, efectividad y en la seguridad del paciente durante la intervención. 

Esta técnica mejora la calidad de vida de aquellos pacientes cuya patología no puede solucionarse con cirugía habitual o tratamientos convencionales para paliar el dolor. Hasta el momento, ya se ha realizado con éxito a dos pacientes del área III de Salud.  

Además, esta operación aporta una notable mejoría y rapidez en la recuperación de la persona que es intervenida, que solo precisa ingreso ambulatorio o de corta estancia (inferior a 48 horas) y no necesita rehabilitación post quirúrgica. También conlleva una mayor eficiencia del gasto sanitario, social y familiar, ya que disminuye los tiempos de baja laboral. 

Por otra parte, es una técnica menos agresiva y más viable para los pacientes frágiles, personas mayores con mayor número de comorbilidades, con patologías que dificultan la técnica convencional, entre otros.  

Este tipo de intervencionismo quirúrgico para el control del dolor está indicado en pacientes muy seleccionados que refieren dolor crónico complejo de más de seis meses de evolución, que no mejoran con terapias físicas ni farmacológicas adecuadas, o que ya han sido operados sin un resultado óptimo, entre otros requisitos.  

Las dos primeras intervenciones se llevaron a cabo el pasado 22 de mayo a dos pacientes que no respondían a analgesia habitual mayor, incluida morfina, y que imposibilitaba su vida normal.  

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba