Economia

FRECOM recuerda que a partir del 1 de abril la empresa suministradora de hormigón tendrá que estar certificada

FRECOM recuerda que a partir del 1 de abril la empresa suministradora de hormigón tendrá que estar certificada 

El consumo de cemento y hormigón cayó un 10% el pasado 2020

Las perspectivas para el año 2021 no son muy halagüeñas para los empresarios del sector

La Federación Regional de Empresarios de la Construcción de Murcia (FRECOM) ha recordado hoy a las empresas del sector que a partir del próximo 1 de abril será obligatorio que las empresas suministradoras de hormigón preparado estreguen a sus clientes una copia del Certificado de cumplimiento del RD163/2019, junto a la documentación previa al suministro en todas las obras. 

Dicha obligación surge por la entrada en vigor del RD 163/2019, de 22 de marzo, por el que se aprueba la Instrucción Técnica para la realización del control de producción de los hormigones fabricados en central. El decreto, desde el punto de vista de la Dirección y Gestión de Obras, conlleva tres consecuencias importantes para garantizar la seguridad y calidad industrial del hormigón suministrado: – Todas las centrales de fabricación de hormigón preparado tienen la obligación de ser auditadas por un Organismo de Control acreditado por ENAC para la vigilancia del cumplimiento del RD 163/2019. – El Organismo de Control emitirá un CERTIFICADO de cumplimiento del RD 163 previa auditoría cada dos años. El certificado será renovado cada cuatro. – Una copia del CERTIFICADO RD 163 deberá ser entregada al usuario junto con la documentación previa al suministro. Obligatorio desde 1 de abril de 2021 

Entre las nuevas exigencias que impone el decreto a las centrales de fabricación de hormigón, destaca la obligación de tener implantado un completo sistema de calidad para el control de producción que incluye la exigencia de disponer de un sistema automatizado de dosificación que no permite ser alterado por el dosificador (CERTIFICADO por el fabricante del sistema y software) garantizando que los datos de dosificación del albarán de entrega se corresponden con los datos reales de carga.  Este es un derecho que asiste a las empresas Constructoras y Direcciones Facultativas, pero también una obligación.

Por otra parte, desde la Federación también se han analizado los datos ofrecidos por Oficemen y Anefhop sobre el consumo de cemento y hormigón en 2020, en los que se refleja que la producción ha descendido un 10% en 2020 con respecto al año anterior. 

Respecto al consumo de cemento en España, se ha retrocedido un 9,7% durante el conjunto del año 2020, lo que lo sitúa en un valor absoluto de 13.287.557 toneladas, 1.431.387 toneladas menos que en 2019. El sector se sitúa así con unas cifras de consumo casi idénticas a las que tenía España en 1967, aunque aún por encima de las vividas durante los peores años de la crisis, entre 2013 y 2017. 

En cuanto a la producción de hormigón preparado, también ha vuelto a caer en 108.348 metros cúbicos en el tercer trimestre del 2020, lo que representa un descenso del 1,8% con respecto al mismo periodo del año anterior y de un 10,4% en el acumulado de 2020, un descenso acumulado menor que el registrado en el segundo trimestre, que se situó en el 14,6%. 

Se trata del tercer trimestre con impacto de la Covid-19, donde tras iniciarse el estado de alarma el 15 de marzo se produjo una paralización de los suministros de hormigón hasta el 14 de abril. 

Previsión para el 2021

Las perspectivas para 2021 no son muy positivas. Según las estimaciones del departamento de estudios de Oficemen, en 2021 el consumo de cemento se cerrará en una horquilla de entre un –3 y un +3%. Conforme apuntan desde la patronal el mejor escenario para 2021 sería que no cayera el nivel de inversión en obra pública y se mantuviera en los 11.300 millones de 2020. Las perspectivas tampoco son muy buenas en vivienda las perspectivas y en la edificación no residencial.

Por otra parte, las expectativas de los fabricantes de hormigón para el 2021 mejoran dentro de la negatividad. La caída de empleo y la bajada del poder adquisitivo seránmotivos de un descenso muy pronunciado en la demanda. Por otro lado, ni siquiera la llegada de los tan esperados fondos europeos hace pensar que la obra pública vaya a crecer lo suficiente como para cambiar la tendencia a la baja, predominando las opiniones negativas entre los empresarios del sector.

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar