Universidad e innovación

Investigadores de la UMU señalan los posibles beneficios del trasplante de células madre en pacientes con patologías retinianas

Investigadores de la UMU señalan los posibles beneficios del trasplante de células madre en pacientes con patologías retinianas

La investigación, publicada en la prestigiosa revista International Journal of Molecular Sciences, muestra que las inyecciones intraoculares de células madre derivadas de la médula ósea humana presentan un prometedor efecto en la degeneración de los fotorreceptores de la retina, un proceso que deriva en ceguera. Gracias a su efecto antigliótico, este tratamiento podría minimizar los eventos secundarios a la pérdida de fotorreceptores: la remodelación de la retina.

“Consideramos que estos trasplantes intraoculares podrían impedir la degeneración de la retina y, por tanto, ser beneficiosos para los pacientes que presentan degeneraciones retinianas”, señala Diego García Ayuso, uno de los expertos involucrados en esta investigación de la Universidad de Murcia (UMU) y el Instituto Murciano Instituto Murciano de Investigación Biosanitaria (IMIB). Por ello, este estudio podría sentar las bases de futuros y beneficiosos tratamientos para aquellas personas que sufren patologías de la retina. 

Asimismo, otro de los descubrimientos de este trabajo es que “se ha demostrado que la inyección intraocular es una técnica factible y segura para realizar el trasplante de células madre derivadas de médula ósea”, explica el también investigador de la UMU Johnny Di Pierdomenico. En este sentido, la inyección se produjo por dos vías: una en el globo ocular (intravítrea) y otra más cerca de los propios fotorreceptores (subretiniana), mostrando ambas resultados similares. 

Base de futuras investigaciones

El estudio del efecto neuroprotector de estas células madre se ha llevado a cabo en modelos animales, ratas en este caso, que presentaban degeneración hereditaria de los fotorreceptores. Este sería el principio de un proceso que desembocaría en este mismo trasplante, pero en humanos. 

En un primer momento, se realizaron inyecciones intraoculares de las células madre anteriormente mencionadas en los ojos izquierdos de estos animales. Además, recibieron un tratamiento de inmunosupresión para evitar el posible rechazo de células humanas. 

Las retinas fueron analizadas en diferentes intervalos, entre 7 y 60 días tras la inyección. El principal hallazgo encontrado al estudiar los ojos izquierdos, que habían recibido la inyección, fue una disminución de la reacción macroglial, signo temprano de la degeneración de fotorreceptores. 

Esto es positivo, pues “esta reacción desemboca en la formación de un cicatriz glial que podría impedir la integración de las células trasplantadas y el éxito de otros tratamientos diseñados para reemplazar a los fotorreceptores, por lo que es importante prevenirla”, señala Diego García Ayuso.

Además, en este estudio se ha demostrado que las células trasplantadas tenían una supervivencia en el globo ocular de 14 días y que el efecto terapéutico se perdía con el paso del tiempo. Una de las limitaciones de este estudio es el hecho de que la inyección de células madre fuese derivada de una médula ósea humana, en lugar de una de rata, siendo necesaria la inmunosupresión a la que se hacía referencia.

Por ello, “nuestros resultados nos llevan a pensar que tal vez la mejor opción sería realizar trasplantes del mismo individuo, o al menos de la misma especie, ya que esto podría dar lugar a una mayor supervivencia de las células trasplantadas y a un prolongado efecto terapéutico. Ello podría potenciar los efectos beneficiosos de otros tratamientos e, incluso, mejorar los resultados de aquellos dirigidos a sustituir los fotorreceptores”, concluye el investigador.

Más información:

La investigación se ha realizado por el grupo de investigación de Oftalmología Experimental de la UMU, en colaboración con el IMIB. El trabajo ha sido liderado por María Paz Villegas Pérez (Catedrática de la UMU y Jefa de Servicio de Oftalmología del Hospital Reina Sofía) y el profesor de la UMU Diego García Ayuso. Asimismo, el primer autor del estudio es el profesor de la UMU Johnny Di Pierdomenico.

Otros autores han sido Manuel Vidal Sanz (Catedrático de la UMU), María Elena Rodríguez González-Herrero (Servicio de Oftalmología, Hospital Clínico Universitario Virgen de la Arrixaca), David García Bernal, Miguel Blanquer y Ana M. García Hernández (Servicio de Hematología y Hemoterapia, Hospital Clínico Universitario Virgen de la Arrixaca) y José Manuel Bernal Garro (Departamento de Oftalmología, Facultad de Medicina, UMU). Además, todos ellos forman parte del IMIB-Arrixaca, por lo que es una colaboración de los diferentes grupos/servicios citados en el seno del IMIB.

Finalmente, cabe destacar que el trabajo ha sido concebido como un estudio de seguridad experimental para un ensayo clínico (NCT02280135 y EudraCT 2012-000618-12) liderado por María Elena Rodríguez González-Herrero.

Referencia:

Bone Marrow-Derived Mononuclear Cell Transplants Decrease Retinal Gliosis in Two Animal Models of Inherited Photoreceptor Degeneration.

Di Pierdomenico J, García-Ayuso D, Rodríguez González-Herrero ME, García-Bernal D, Blanquer M, Bernal-Garro JM, García-Hernández AM, Vidal-Sanz M, Villegas-Pérez MP. Int J Mol Sci. 2020 Sep 30;21(19):7252. doi: 10.3390/ijms21197252 

Fotografía: Dos de los autores de la investigación, Johnny Di Pierdomenico (izquierda) y Diego García Ayuso (derecha). En la pantalla de detrás se encuentra una foto representativa de dos secciones de retina con cada uno de los tipos de inyección utilizados en el estudio: subretiniana, a la izquierda, e intravítrea, a la derecha.

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar