Sociedad y Cultura

Los murcianos depositan más de 218.000 kilos de residuos orgánicos desde la entrada en funcionamiento del contenedor marrón

El centro de Tratamiento de Residuos de Cañada Hermosa pone en marcha el digestor de la planta de pretratamiento de materia orgánica para la valorización de este residuo, enmarcada en el proyecto europeo de Economía circular ValueWasteEsta instalación cerrara el círculo de la fracción orgánica convirtiéndola en un recurso adecuado para su uso en alimentación, fertilizantes y nutrientes agrícolas

Los murcianos han depositado en el contenedor marrón 218.000 kilos de residuos orgánicos desde que entró en funcionamiento a finales del pasado mes de febrero.

La concejala de Movilidad Sostenible y Juventud, Rebeca Pérez, y la de Agenda Urbana y Gobierno Abierto, Mercedes Bernabé, han visitado esta mañana la planta de tratamiento de residuos de Cañada Hermosa, gestionada por Ferrovial Servicios, donde han podido conocer de primera mano el proceso aplicado a esta fracción de recogida diferenciada.

Los residuos orgánicos procedentes de los contendores marrones entran en el recinto de Cañada Hermosa, y tras su pesaje en la báscula de entrada se depositan en la zona de descarga.

Una vez puesta en marcha la instalación, la pala alimenta la tolva con este material, que, en primer término, atraviesa el rompe bolsas y el separador magnético para llegar al tromel, cribador cilíndrico que clasifica el material adecuado para su paso al digestor.

Una vez dispuesta la materia orgánica en el digestor, contenedor cilíndrico cerrado e impermeable, se mezcla con agua.  Esta mezcla, mediante la fermentación anaeróbica de los microorganismos, es degradada obteniendo varios productos:   biogás, con alto contenido en metano, que podrá ser utilizado como combustible; estruvita, un fertilizante orgánico-mineral y por último, el digestato sólido que se utilizará como alimento para la planta de la cría de moscas.

El siguiente paso se llevará a cabo en una planta piloto de cría de mosca soldado negra, que produce larvas secas, transformados en harina con un alto contenido de proteínas que comenzará su andadura, según las previsiones, antes de la primavera.

Murcia, a la vanguardia del tratamiento de residuos

Este proyecto coloca a Murcia en la vanguardia en el tratamiento de residuos, permitiendo con la tecnología allí aplicada utilizar eficazmente recursos, convirtiendo residuos en recursos, poniendo al servicio de la sostenibilidad la tecnología e investigación que en este centro se realiza.

Está financiado por el Programa de Investigación e Innovación Horizon 2020 y busca soluciones a problemas como la gestión de los biorresiduos. Paralelamente, se investiga en fuentes alternativas para la alimentación humana y animal.

La concejala Rebeca Pérez, destaca que “la evolución del proyecto es muy positiva ya que el residuo recogido es de calidad lo que demuestra que los murcianos que utilizan el contenedor marrón lo hacen de forma correcta y no arrojan basura que no sea orgánica”.

Durante los primeros días de la implantación del quinto contenedor, la media de recogida fue de 300 kilos diarios. Desde el verano, continuando con la campaña de concienciación que realizan las biopatrullas a pie de calle, se recogen en la actualidad 1.400 kilos al día con una calidad de más del 90% de materia orgánica en esta recogida.

“Los datos son buenos pero aun así, debemos seguir trabajando e informando. Los datos de participación, llegan a un 30%, y para cumplir con los objetivos que marca Europa en pro de la economía circular, debemos situarnos al 50%. Continuaremos con esta campaña, convencidos tal y como indican los vecinos en la encuesta, que el medioambiente nos preocupa y que está en nuestras manos frenar el cambio climático, con una acción tan sencilla como clasificar mejor los residuos que todos los días producimos”, ha apuntado la concejala Mercedes Bernabé.

Más de 1.780 encuestas con los vecinos

Hay que recordar que los contenedores marrones de recogida de residuos orgánicos se encuentran en el barrio murciano de La Flota y en todas las plazas de abastos.

El proyecto ValueWaste impulsado por la Unión Europea eligió a la ciudad de Murcia para implantar de forma pionera un programa comunitario para convertir los residuos orgánicos urbanos en recursos económicos estratégicos.

Este proyecto cuenta con 17 socios de 6 nacionalidades distintas, entre los que destaca el Ayuntamiento de Murcia y el Ayuntamiento de Kalundborg (Dinamarca), municipios en los que se están realizando las pruebas piloto.

Antes de la instalación de dichos contenedores, se lanzó la campaña formativa e informativa, ‘Murcia Suma Uno’ a través de medios de comunicación y redes sociales mientras que las biopatrullas, informaron a pie de calle a los vecinos sobre la utilización del nuevo contenedor.

Asimismo se realizaron encuestas al vecindario del barrio, que se vieron interrumpidas con el cese de actividad del periodo de confinamiento y que se retomaron posteriormente con la colocación de un punto informativo que fue rotando semanalmente en distintas localizaciones de dicho barrio.

Hasta mediado del mes de junio se realizaron 1.780 encuestas, llegando a más del 65% de las viviendas de dicho barrio.

Los datos de la encuesta reflejan el alto grado de compromiso de los vecinos que la realizaron, reflejando en la misma que ésta “es una medida que el medioambiente agradece es una cuestión de responsabilidad social; es fácil de hacer y el futuro está en la economía circular”.

Un proyecto con financiación europea y de Economía Circular

El proyecto Valuewaste cuenta con un presupuesto global de más de diez millones de euros, de los que el municipio recibe una inversión de 1,5 millones de euros.

La iniciativa está financiada por Horizonte 2020, el programa líder de investigación de la Comisión Europea, y está alineada con los objetivos principales del Green Deal o Pacto Verde Europeo. Asimismo, es una de las iniciativas detectadas a partir del diagnóstico del estado de la Economía Circular del municipio de Murcia.

Para Mercedes Bernabé, “el municipio se convierte así pionero en la reutilización de los recursos orgánicos haciendo de nuestro municipio un lugar más respetuoso con el medio ambiente. Esta actuación está alineada con el objetivo estratégico número cuatro sobre gestión de los recursos y economía circular de la Agenda Urbana Española, así como con nuestra Agenda Urbana 2030 y los planes vigentes de Adaptación y Mitigación del Cambio Climático”.

El consistorio se encuentra actualmente inmerso en el diseño de su estrategia de Economía Circular, una apuesta con la que se busca un municipio innovador y eficiente, bajo en emisiones, mirando a un futuro próspero, pero sin renunciar a nuestras raíces.

Cabe recordar que el municipio trabaja en estos momentos en cerca de una treintena de proyectos relacionados con los ejes principales de la estrategia, como la movilidad, el consumo, la gestión de residuos, la gestión del agua, la sostenibilidad de espacios urbanos, movilidad y políticas de transversalidad.

¿Qué son residuos orgánicos?

Se consideran residuos orgánicos restos de fruta, verdura, carne y pescado, cáscaras de huevo, frutos secos y marisco, restos de infusiones y posos del café, cerillas y tapones de corcho y serrín, así como otros restos de comida cocinada y de jardinería (plantas, hojarasca, ramos de flores…).

No se puede depositar en el contenedor marrón residuos de barrer, pelo, colillas, chicles, aceite de cocina, pañales y productos de higiene personal, arena de mascotas, polvo…M.S.G.

Descargar

Descargar

Descargar

Audio

La concejala Rebeca PérezDescargar

Audio

La concejala Mercedes BernabéDescargar

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar