Opinion_Actualidad

Montanaro: DERROTAR LA CORRUPCIÓN IMPLICA ENVIAR A LA CÁRCEL A AMIGOS Y FAMILIARES

DERROTAR LA CORRUPCIÓN IMPLICA ENVIAR A LA CÁRCEL A AMIGOS Y FAMILIARES

La Administración, las Instituciones, el dinero robado y mal gestionado, es patrimonio de todos cuando se trata de sostener y mantener, hoy hay parásitos progresistas, ayer alguno populista, pero tan sólo es de unos pocos ese dinero cuando hay que aprovecharse. La afirmación es triste, pero real, es una derrota sin paliativos infringida a los derechos de los ciudadanos a pesar de nuestra inconsciencia, pagamos por algo que algunos utilizan como su coto privado de caza, como su botín. Aquí aparece el “entrismo” que, claro, lo inventaron los trotskistas y funcionó para su beneficio. Sus miembros se incorporan en masa a partidos y organizaciones y utilizan su fuerza para situar esas instituciones en el terreno más propicio para sus intereses, como Sánchez el mentiroso contaminante político. Una táctica que infecta movimientos de masas conduciéndolos en la dirección deseada como a borregos. Pausado, pero inflexiblemente, el ‘entrismo’ se adueña de todos los resortes del poder, respaldado por el denso tejido institucional y cultural que el socialismo nocivo, letal y tóxico formó desde Zapatero durante años a golpe de talonario público y de dádivas y ha continuado de forma espeluznante con Sánchez, casi completo, pero ese casi, es su sepultura política.

¿Se acuerdan? “Su Gobierno está manchado por la corrupción”, “la corrupción es disolvente y profundamente nociva para cualquier país”, “no hay mayor inestabilidad que la que emana de la corrupción, porque se normaliza la corrupción, fingiendo que aquí no ha pasado nada”. Y entonces…, Sánchez el mesías exigió la dimisión de Rajoy, y le preguntó: ¿O va a continuar aferrado al cargo debilitando la democracia y debilitando y devaluando la calidad institucional de la Presidencia del Gobierno? Y Ábalos, el amigo de Koldo que sigue aferrado a su escaño, responsable como Sánchez de la corrupción del PSOE dijo desde la tribuna del Congreso; “Esta moción de censura tiene que ver con la dignidad, con la defensa de los principios democráticos”, ¿dónde ha quedado la dignidad que esgrimía? En las cloacas de la Moncloa y Ferraz.

Elude el miserable presidente todo tipo de responsabilidad de sus actos personales y de Gobierno, siempre que puede, trata de cargarlas al entorno, incluso, aunque aquellos hayan sido parte de su propia génesis y a los que le debe lealtad, gracias a ellos se crea el sorprendente ascenso a presidente lleno de mentiras y artimañas, un mediocre profesor de economía y “toallero” político de última fila producto del amiguismo, de rebote sin esperarlo. Un falso hipócrita que no duda en ocultar sus permanentes y dictatoriales siniestras intenciones, aunque sean instantáneas, sin escrúpulos y sin reservas, persona de muy baja casta y ralea. Un sujeto que se mantiene como presidente del Gobierno a pesar de sus fracasos electorales gracias a la miseria política de terroristas y golpistas aliñado con a la bajeza comunista y gracias a su falta de escrúpulos cede a la extorsión, desarrollando una maléfica capacidad de mentir o su “cambio de opinión, así se rodea de personas aciagas y zafias, como este Koldo, un aficionado a los masajes, al champán groseramente caro y a los billetes de 500 euros, un macarra de puticlub. Salvaguarda de las espaldas y los oscuros secretos de un jefe político a su medida, Ábalos y los que aparecerán.

Lo cierto es que estos personajes en la izquierda proliferan. Recordamos Tito Berni, a los del dinero del sindicalismo andaluz y los ERES y al chófer de la coca y ahora a Koldo García, llegado al mismo corazón del poder socialista por José Luis Ábalos y apoderado en elecciones socialistas de Sánchez garante de sus votos.

La estrategia no sólo la utiliza la izquierda, también la derecha y sus fuerzas supuestamente independientes. Nosotros pagamos y ellos disfrutan. España debe buscar rápidamente una salida ante la corrupción y el populismo, que es otra forma de corrupción peor. Diferenciaba el pensador Romano Guardini entre “poder”, como verbo, y “poder”, como sustantivo. En las verdaderas democracias ha de prevalecer el verbo como sinónimo de lograr, alcanzar, conseguir…en aras del Bien Común. En caso contrario, el sustantivo tiene tendencia al provecho propio y es sinónimo de corrupción. Cuando uno vende a su propio partido para impedir que gobierne el adversario político demuestra que solo le mueve el odio. Y Sánchez se ha vendido y ha vendido a su partido presa del odio.

“Si quieres derrotar la corrupción debes estar listo para enviar a la cárcel a tus amigos y familiares”. Frase de Lee Kuan Yew, ex primer ministro de Singapur que luchó de manera frontal para erradicar la corrupción y lo hizo desde el autoritarismo.

“Dimita, señor Rajoy. Su tiempo acabó”, o «Dimita, señor Rajoy, y todo terminará», le dijo Sánchez a Rajoy en 2018, en su discurso de la moción de censura. Un discurso que ahora le acorrala brutalmente a él mismo. Si aquella sentencia de la Gürtel, que no implicaba a Rajoy ni a ninguno de sus ministros, fue usada por el PSOE para echar al PP del Gobierno, este caso de corrupción socialista que sí implica al menos a dos de sus ministros pone a Sánchez en una situación insostenible. Y se suma a la sentencia de los ERE y al caso Berni, de los que consiguió desentenderse ante la opinión pública.

Una vez más, quedan meridianamente patentes las espurias intenciones de aquella falaz e interesada moción de censura que abriera el camino al gobierno al más vil, despreciable y farsante de los presidentes de gobierno que hemos tenido en la fracasada democracia que soportamos a golpe de arresto. La prueba es que, si tuvieran un mínimo de dignidad y coherencia ya habrían cogido la maleta y se hubieran ido, aunque les fuera muy amargo, al contrario, han pasado Sánchez y su banda todas las líneas rojas naturalizando la ignominia, la presencia de terroristas, golpistas y comunistas y, la sodomización para mantenerse en el poder es directamente proporcional a su falta de escrúpulos y desvergüenza. Ahora hay que aferrarse al sillón, acusar a los demás “y tú más”, para seguir colmando el basurero dónde se mueven y del que viven.

Sinvergüenzas de largo. Durante la moción de censura a Rajoy en 2018, Ábalos pronunció diferentes frases sobre la corrupción en su discurso que, tras el estallido del ‘caso Koldo’, resultan cuanto menos anecdóticas, y sí, la estrecha relación entre los dos lo culpabilizan de facto por mucho discurso evasivo del sanchismo, lo creó el.

«La diferencia es que unos se enriquecen y otros no», decía Ábalos. Efectivamente, con el dinero público, además en pandemia, estos acólitos del gobierno de Sánchez se enriquecen, extorsionan y malversan, chulos de puticlub que incluso hacen del Congreso una agenda de prostíbulo como hizo el diputado proxeneta “Tito Berni”.

«Los españoles no podemos tolerar la corrupción como algo normal», asentía Sánchez. Efectivamente, ya está tardando Sánchez el miserable en dimitir, esto avanza como el fuego de Valencia y el revestimiento, virulentamente.

«No amparamos casos de corrupción» decía el PSOE en la moción. Al contrario, la hacemos y desarrollamos como diría Ábalos y además con nocturnidad y soberbia.

«No ha tenido ni la decencia política de al menos dimitir». ¿Sánchez o Rajoy? En indecencia y falta de escrúpulos éste le lleva ventaja al registrador.

«¿El resto va a encubrir todo esto?» decía Ábalos. El PSOE lo encubre todo, lo tapa todo y traga con todo. Y ese código ético que decían tener está en el fondo del mar, la ética socialista nunca ha existido ni en las personas ni en la filosofía. Preguntaba Ábalos si el partido estaba corrompido, todo el PSOE es corrupción. Desde hace ya tiempo la imagen de España está dañada por exaltar un régimen dictatorial comunista y corrupto.

«Yo no tengo nada que ver con eso», se defendía Ábalos sobre la presunta financiación B del PSOE en Valencia. Va más lejos, el nepotismo familiar, todas sus mujeres colocadas y colocadas…, efectivamente la realidad supera la ficción y la pasta es la pasta.

Para más despotismo la puesta en libertad de los imputados. ¿De quién es la fiscalía? pues eso, todos a la calle, no pueden ser estos del gobierno más miserables, 20 imputados por corrupción, malversación, robo y enriquecimiento en la calle en lo que se llamará caso Sánchez pasando por el caso Ábalos, Cerdán, Illa, Montero, Armengol y Torres el canario. La Fiscalía no ha pedido al juez el ingreso en prisión de Koldo García, ni de los otros tres detenidos, los cuatro quedan en libertad con medidas cautelares.

Hacer una guerra contra el PP es una manera de justificarse, la corrupción algunos la llevan en la sangre, los robos y la malversación del caso ERE y la formación donde, incluyo sindicatos socialistas y comunistas parecen olvidados, los delincuentes asociados del caso Tito Berni con la prostitución, drogas y juergas de fondo social comunistas se olvidan pronto, la corrupción de esta banda de mafiosos que lidera Koldo, un chulo de puticlub y garante de Sánchez y Ábalos no es culpa del PP ni de Ayuso, por mucho que quieran hacer parecer ahora una venganza de la derecha.

No olvidemos que en el ranking de corrupción “democrática” lo ostenta con diferencia el PSOE con la mayor condena por corrupción en la democracia, 700 millones de euros robados, malversados y quitados a parados, 19 condenados por gestar una red clientelar entre el 2000 y 2009 donde “miembros” del gobierno actual ocupaban cargos de responsabilidad económica. Sin palabras, la inmundicia disfrazada de regalo envuelto con lazo, eso es el socialismo y en España es la corrupción, siempre salen corriendo y huyendo, por lo mismo, este sátrapa de Sánchez se ha agarrado al poder corrompiendo las instituciones, pero su destino es el mismo, el inframundo que dirían los romanos o el averno grecorromano o castigo eterno.

Mientras otros se enriquecen vinculados al gobierno de Sánchez, el Rey conseguía que sus contactos donaran mascarillas a España. Don Felipe movilizó todos sus medios para combatir la pandemia, puso a la Guardia Real y a los policías y guardias civiles de La Zarzuela al servicio de la sociedad y consiguió envíos de material sanitario, respiradores y pruebas de COVID, claro que, es como comparar a Jesús con Judas en Getsemaní, Sánchez, un traidor miserable y sin burlete y el Mesías y ojo, no soy monárquico, pero durmiendo, Felipe nos da lecciones de ética a todos, imaginaros la clase magistral a estos sociatas de mierda

No esperaba el miserable y corrupto sinvergüenza caer en una trama peor que la Gürtel, si tuviera un mínimo de dignidad antes de que le ahogue la mierda se iría, porque le va a estallar todo a la vez, la sinvergonzonería de la Calviño por interés propio en contra de los intereses de España privándola de la sede y de más de 1500 puestos de trabajo directos e indirectos, la mierda del chantaje de Marruecos, país vecino pero enemigo acérrimo y, sobre todo, la corrupción de sus ministros, de él y la de su garante de votos, seguramente fue este chulo de puticlub el que le preparó también aquella urna con votos falsos para la secretaría general de “corrupsoe”, ¿se acuerdan?, todo en este miserable sujeto es mentira y corrupción, todo. Doctorados, libros, programa electoral, promesas, todo es una gran mentira en su ocaso.

Esta es la miseria podrida socialista y sanchista, apoyos por interés personal en contra de España, el robo, el estupro, no es nuevo, ya el siglo pasado intentaron hacer una sucursal de La Rusia comunista en España y robaron todo lo que pudieron antes de huir, crearon un clima de asesinatos y delincuencia infernal y ahora…. Siempre pensando en el ciudadano.

“La riqueza de los países no depende de la fertilidad de su suelo, sino de la libertad de sus habitantes”. Alexis de Tocqueville, España era fértil y acabaron con su campo y con nuestra libertad. La corrupción es común al orden democrático, así como su control es más extenso junto a la participación de los ciudadanos en los negocios públicos y su malversación. Pero esto es para otro artículo.

Andrés Hernández Martinez.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba