Opinion_Actualidad

Montanaro: Sánchez. «El Estado soy yo»

Sánchez. «El Estado soy yo»

Como se le ocurre a Feijoo, un bisoño con entorchados sugerir 6 “Pactos de Estado” al propio Estado, a Sánchez el nuevo “rey sol y sombra”. Seis pactos seis de la ganadería del “Caseiro del Memo” que le ofrece al absolutista.

 Un “pacto de regeneración democrática”, preservando la división de poderes y la independencia de los organismos de control contemplados en el ordenamiento constitucional, comenzando por el impulso de una nueva legislación que asegure la total independencia del órgano de gobierno de los jueces. Iluso, tontolpijo, cuando el Estado soy yo, Sánchez está absorbiendo todos los poderes y solo le que queda el Judicial, por lo que su interés es descosido para contaminarlo cuanto antes y así romper los preceptos constitucionales. ¿Como va a regenerar la democracia si está ya degenerada como principal objetivo?

Otrosí es el Pacto por el estado de bienestar, que garantice la viabilidad del sistema nacional de salud, la estabilidad y calidad del sistema educativo, la igualdad entre mujeres y hombres y la viabilidad de las pensiones para los mayores, incluyendo en todo caso su revalorización anual. Con la iglesia hemos topado, solo hay bienestar para los progres votantes y sumisos al régimen absolutista y a modo de subvenciones y subsidios baratos, el dogma son las amenazas, el control, el odio y el miedo. Este partido socialista está verdaderamente enfermo, la imposición de vanagloria personal de Sánchez es colegiada por un grupo de analfabetos con carreras universitarias en el mejor de los casos y como nepotismo ilustrado decimonónico en el peor, emanadas del sistema educativo actual, una fase educativa que se ha ido pudriendo en el adoctrinamiento de masas, la ideología comunista que, desde 1989 con la ley educativa de González se ha mantenido por absentismo intelectual y necesidad pragmática de ambos partidos PSOE y PP, ahora lo pagamos, la cultura del pensamiento único impuesto en la actualidad y lo absurdo de sus representantes, la imagen degradada y real de la educación y la formación de este país.

Un pacto por el saneamiento económico, que garantice la solvencia de los más vulnerables y de la clase media, y busque un camino más próspero para los jóvenes. El absolutista Sánchez solo quiere acabar con la clase media, establecer la paridad…, una clase superior amparada en el aparato absolutista del partido sánchista y el resto parias, por eso lo de paridad. Y como “Yo soy el Estado” reparto lo que quiero a quien quiero y como quiero, y ojo, nadie me puede decir que malverso, la derecha SÍ malversa, ejemplo, la ministra portavoz ex alcaldesa de Puertollano que ni tiene puerto ni es llano, no es ni de allí, pues su marido fue contratado por la Energética Solaría y casualidad, ha sido agraciada con una ayuda de 1.625 millones, de panadero a ejecutivo…, y no le da vergüenza a la “POZZI” del gobierno. Las condiciones de privilegio y el nepotismo en este gobierno son dogma de FE, no se puede ser tan mediocre, sumisa y miserable si no hay contrapartidas económicas, esto es prostituir una gestión gubernamental y aquí Sánchez sí que es el Estado. Otra es la Calviño cuestionada en Bruselas por el nepotismo con su marido gracias a ella. Tres semanas después de su nombramiento y con un escándalo por medio, Ignacio Manrique de Lara Fernández, marido de la ministra Nadia Calviño, ha rechazado el puesto de alta dirección en Patrimonio Nacional, pero sí facturó 260.000€ mediante la empresa Aldael Consultores SL entre los años 2018 y 2021, una sociedad patrimonial de la quesea beneficiado la ministra en adquisiciones. ¿Economía?, la economía es el estado y “el Estado soy yo”               

Pedía Feijóo respetar la familia, ese escollo al que atacan desmesuradamente el “rey sol y sombra” y su horda tardo comunistas adoradores del coñac y el anís. Vivimos en lo que llaman globalización de intereses privados arrastrando los oligarcas a los que prostituyen las políticas, todo es estratégico contra el avance del capitalismo, y la única estrategia de desarrollo que imponen es el retroceso del social comunismo basado en el temor, la amenaza, el miedo, el chantaje y el engaño para mantenernos asustados mientras, siguen enriqueciéndose y con estratagemas como la pandemia, ¿cuánta población perdió el mundo, 1/5?, eutanasias y abortos, la sociedad de clases y de género enfrentadas, la avalan con la excusa del libertinaje sexual, la homosexualidad como elemento diferencial, incluso de manera infame la pederastia, así lo han hecho dando hilo conductista manipulado a menores en todos los conceptos, aborto, transexualidad y amor libre en la infancia, increíble, son hechos demostrables en la hemeroteca, la familia es el primer baluarte de defensa de la infancia y por eso la atacan como países tercermundistas y de difícil moralidad, así realizan un control de la natalidad, atacan directamente a la familia y a la iglesia Católica, base de la misma. Europa empieza a despertar la Europa herida, en la otra está Alemania con una recesión incontrolada y escondida gracias al déficit energético tradicional, Nuclear y Gas. Francia sometida con un falso liberalismo a injerencias sociales fruto de una desastrosa política migratoria y por otra parte explotadora, y España, siempre haciendo de Quijote, con Quijotes y mamarrachos al mando, siempre tarde.

El pacto nacional del agua, donde el “rey sol y sombra está destruyendo presas, embalses y destrozando la viabilidad de los cultivos y la ganadería, el sector primario en profunda crisis provocada por el gobierno, inaudito, los trasvases mermados y el agua desperdiciada en estuarios y desembocaduras fluviales. ¿Pacto por el agua?, sería un pacto por la vida y el desarrollo y no es viable para estos delincuentes.

¿Un pacto territorial?, convertir el Senado en una Cámara de representación territorial, nuevo modelo de financiación autonómica y local que garantice la igualdad a todos los ciudadanos. Ya somos desiguales ante los vascos, los catalanes y de camino vamos con los gallegos, españoles de primera y de segunda, incluso de tercera. Todo pasa por Cataluña y por 7 votos.

Y como “Soy el Estado” y para seguir siéndolo debe tener una desvergüenza colosal, pues la tiene el “rey sol y sombra”, hasta la prensa internacional lo refleja, una editorial de The Washington Post expone que, “«España es rehén de una facción de extremistas separatistas», que van a poner en riesgo la continuidad de España como nación”. Esta es la imagen territorial, esta es la realidad a la que Sánchez llama normalidad democrática y supremacía progresista, no podemos ser más miserables e imbéciles. Negocia con separatistas y además delincuentes fugados y darles lo que quieran, miserablemente hundiendo el país en un acto de alta tracción, pero como “Yo Soy el Estado”, doy a Cataluña dinero a espuertas, trasvases económicos. Las meretrices se venden por dinero, y esto es un negocio políticamente prostituido para mantenerse en la Moncloa el “Madame”, es regar con dinero el lupanar en el que han convertido las instituciones españolas y las derivas secesionistas vascas y catalanas y todavía lo justifican y aplauden, esto es España y no cabe un indigente moral y mental más, esto es un absolutismo denigrante.

Recuerdo que el Absolutismo es un régimen político en el que una autoridad domina todas las manifestaciones del poder del Estado, que puede ejercer sin límites. Ahora comparen y establezcan las siete diferencias con Sánchez si las encuentran. El absolutista mantiene un trato condescendiente con el pueblo, pero se preocupa de mostrar su despotismo cada vez que es necesario. Lo que suele ser un chulo de playa. A su vez intenta ocupar su trono, su palacio, su Moncloa de manera permanente y para eso NO hay líneas rojas, todo vale, mentir, traicionar, adulterar, prostituir, pervertir. Igualmente, el absolutista maneja la doctrina religiosa a su antojo, da dádivas a interés para no sublevar al vulgo, y si puede las cuestiones vinculadas a la fe y las creencias quedan a cargo de él y su horda.

Más allá de que el poder lo centre en su persona, el régimen cuenta con una infinidad de burócratas y funcionarios públicos que se encargan del correcto funcionamiento del sistema, de su control y su contaminación. «El Estado soy yo» y se le ha adjudicado a Luis XIV de Francia quien estaba tranquilo en su trono pues sabía que no existían límites jurídicos ni de ninguna otra índole que se interpusieran entre sus ideas y la práctica de las mismas. Y ahí estamos con Sánchez el déspota, en la idea de conjugar Estado con gobierno personal en claro ejercicio de narcisismo pragmático que acabará debilitando las estructuras institucionales a la vez que las hace más y más a su poder. El poder, medio y fin de la acción política, es absorbido por un solo hombre, donde se hacen necesarias todas las triquiñuelas y falsedades para dirigir un sistema que, por estar en quiebra, en caos, en degeneración impuesta le presenta su oportunidad. En sus manos se agrupa el poder legislativo, el ejecutivo, y el judicial en el objetivo.

Hoy nadie puede llamarse a engaño, Feijoo es un inútil fracasado y las alternativas se difuminan en verde esperanza, Sánchez critica a Vox, como enemigo, pero el pactó y sigue haciéndolo con lo peor, hizo vicepresidente a la canallada podemita, a un Iglesias diabólico y patibulario, se alió con asesinos y golpistas, y el coco, el lobo es VOX… La desvergüenza de su gobierno y de él con Puigdemont el nuevo Napoleón a derrotar en Waterloo, no tiene límite, somos el ridículo de Europa, somos el bufón de la corte europea gracias a un absolutista aspirante a rey de plastilina. El Comunismo como organización criminal, no más que una extensión de la resolución tomada por Europa junto al nazismo, la democracia no es eximente para que esta banda sigan activos como en España, de dónde, siguen parasitando y apoyando a regímenes autoritarios como el actual de Sánchez y socios delincuentes, la intención es llevar a una dictadura comunista tipo Cuba y Venezuela a la nación española con la excusa de la igualdad de clases y perpetuarse amenazando la Monarquía Constitucional y la propia Constitución, el problema son los nostálgicos de la miseria que enarbolan banderas arcaicas y destructivas, el mensaje en España es que VOX es malo y la gente se lo cree cuando lo único malo que hay es una banda de delincuentes social comunistas y su paraguas.

Polonia, Ucrania, Lituania, Georgia, Letonia y Eslovaquia declaran al partido comunista como una organización criminal, y la lista se irá agrandando, y si algún país sabe del destructivo comunismo son ellos. Hasta ahora, la jugada le está saliendo bien gracias a un país de analfabetos aborregados, mansos institucionales, la población sucumbe, los sindicatos apesebrados y de comilonas, las empresas cayendo 22.104 en los primeros seis meses, un 23% más que en 2020, ¿cuándo despertará este país?, tarde, como siempre, ya han conseguido que la mitad de España odie a la otra, que una ingente manada de funcionarios vivan de los impuestos de las privadas cada vez más mermadas, el camino es el correcto para ellos.

Por otro lado, me temo que la soberbia y la falta de miras han llevado a VOX al precipicio, mal fario se avecina, es triste porque es muy necesario, el PP es un cantamañanas de baño con cortina de plástico sucia y no podemos esperar nada revulsivo.

Barros y lodos y no de las DANAS es la degeneración política por el poder absolutista. De vergüenza mundial es que la tercera autoridad, con dos cojones, la exjefa del gobierno balear hoy sea presidente del Congreso, ocultó durante un año que menores tuteladas se prostituían a través de webs de contactos, hechos. Las menores de Baleares señalaron al Gobierno balear por la red de prostitución, los educadores lo sabían y se tapaban y ha sido y está siendo investigado por Bruselas, más hechos. Ha protagonizado escándalos de todo tipo, ha eliminado la representación del español en las aulas prostituyendo el Castellano, fue pillada de copas y de fiesta en plena pandemia, además del caso de las menores tuteladas prostituidas o el conocido como caso Puertos, otra trama de corrupción en la adjudicación de negocios náuticos, ahí está la tía, un guiño de sumisión al independentismo.

El estado absolutista despojó a la clase dirigente de su función política para convertirla en una aristocracia cortesana que llevó al pueblo a la hambruna acompañada de una alta mortalidad y una gran desigualdad, ¿les suena? Esto degeneró en un periodo de conflictos sociales y políticos acompañados de beligerancias hasta la llegada del Estado Liberal que trajo consigo la fórmula del “Estado de Derecho”, principio de separación de poderes, reconocer y garantizar derechos y, el sometimiento de todos a la ley, empezando por los que gobiernan, no hacer leyes al gusto de delincuentes para gobernar. La historia real es dura y es un intransigente notario y los necios estamos condenados a repetirla.

Andrés Hernández Martínez

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar