Sociedad y Cultura

Murcia apuesta por un modelo más sostenible de jardinería en el municipio con las islas de biodiversidad

El Ayuntamiento va a realizar una prueba piloto en dos parterres del carril de Las Palmeras y en una pradera de la Costera Norte, junto a la Universidad de MurciaEl próximo 26 de noviembre, el Consistorio organiza una Jornada Técnica sobre Islas de Biodiversidad con la participación de expertos en Biología, Ingeniería Agrónoma o Ingeniería de Montes

El Ayuntamiento de Murcia, a través de la Concejalía de Pedanías y Barrios, Recursos Humanos y Desarrollo Urbano, dirigida por Ainhoa Sánchez, va a comenzar dos pruebas piloto, en el Carril de Las Palmeras de San Basilio y en la zona de la Costera Norte, junto al Campus de Espinardo, para instalar islas de biodiversidad. Se pretende, en palabras de Sánchez, “cambiar el modelo de jardinería de la ciudad de forma ambiciosa para la ejecución de un modelo más sostenible, con un diseño que permita reducir los consumos hídricos y de mantenimiento y, a la vez, fomentar la biodiversidad en el entorno urbano”. 

En este sentido, Sánchez ha señalado que “nuestra idea es hacer esta prueba experimental, ver cómo se comporta, cómo se mantiene y explicar el concepto a la ciudadanía. Si funciona, la intención es ser valientes y cambiar el modelo de jardinería en muchas partes de la ciudad. Es decir, tenemos grandes extensiones de pradera con el consiguiente gasto en recursos de mantenimiento y agua”. 

Así, ha añadido Sánchez, “cabe reseñar que la Ordenanza Municipal de Zonas Verdes trata de limitar la ejecución de grandes praderas de césped y por tanto limitar el uso de agua por sostenibilidad, debido a las condiciones de Murcia. Cambiar la pradera convencional por pradera pictórica (isla de biodiversidad) repercute en un menor consumo hídrico y una mayor sostenibilidad”.

Próximos proyectos

En la zona del Carril de Las Palmeras, se ajardinarán dos parterres, junto a la nueva reforma que se está ejecutando en el jardín, cada uno con una mezcla diferente. El primero con las especies Silene colorata y Centaurea cyanus, y el segundo con Ammi majus y Echium plantagineum.
En la zona de la Universidad de Murcia (Costera Norte) se propone usar una combinación mucho más diversa con especies de floración desde final de otoño hasta mitad de verano. Esta contiene especies herbáceas anuales y vivaces, de modo que cuando terminen las herbáceas de florecer, comience las floraciones de las vivaces. Aquí, entre otras muchas especies, se plantarán ejemplares de Papaver rhoeas, Silene colorata, Silene vulgaris, Nigella damascena, o Plantago lanceolata.

¿En qué consisten las islas de biodiversidad?

El entorno urbano resulta cada vez más adverso para todo tipo de fauna, incluidos los insectos polinizadores. Los grandes edificios, las carreteras, el asfalto y la contaminación, entre otras causas, hacen que muchas especies pierdan sus hábitats y vayan disminuyendo sus poblaciones; de ahí la importancia de conservar y restaurar las zonas verdes de nuestras ciudades para proporcionar hábitats adecuados que favorezcan la presencia de los polinizadores.

Los polinizadores son esenciales tanto para los ecosistemas, donde representan un eslabón clave de la cadena trófica.
Las islas de biodiversidad contribuyen a la restauración ecológica de las zonas verdes, favoreciendo la presencia de fauna beneficiosa que forma parte de las cadenas tróficas y/o que interviene en el control biológico de otras especies. Se basan, principalmente, en área donde se acondicionan bandas florales y refugios – composteras de hojas, maderas en descomposición, hoteles de insectos, vegetación autóctona, chacas, etcétera. facilitando con ello la existencia de alimento y de zonas de refugio y nidificación.

¿Qué se pretende?

Uno de los principales objetivos es conseguir el equilibrio del ecosistema urbano para que el control biológico se desarrolle en su mayoría por conservación. De esta manera, no será necesario realizar sueltas periódicas de insectos beneficiosos, porque se logrará que las poblaciones se establezcan en la ciudad y formen parte de su ecosistema.

La forma de completar el ecosistema urbano, consiguiendo que los insectos auxiliares residan en él, es diseñar espacios que les resulten atractivos: las praderas y los alcorques de flor.

De manera secundaria, se conseguirá el aumento de la biodiversidad de flora y fauna urbana mediante la creación de estas superficies compuestas de mezclas de semillas especialmente seleccionadas.

Otro de los objetivos que se alcanzarán es la gestión de la vegetación espontánea mediante el aumento de la tolerancia de los ciudadanos a su presencia.

Jornadas el 26 de noviembre

El Ayuntamiento de Murcia, por otro lado, ha organizado una Jornada Técnica sobre Islas de Biodiversidad, con la finalidad de recabar y compartir conocimiento acerca de estos nuevos modelos de jardinería urbana más sostenible. El 26 de noviembre, en la Sala de Exposiciones de La Glorieta, se celebrará el evento, que será presentado por el alcalde de Murcia, José Antonio Serrano, y por la concejala Ainhoa Sánchez.

Entre los participantes, habrá biólogos, ingenieros de montes, ingenieros agrónomos y otros expertos en la materia provenientes de la Universidad Politécnica de Cartagena, de la Asociación de Naturalistas del Sureste y de otros consistorios de España, como el de Huesca. P.N.L.S.

Descargar

Descargar

Audio

Ainhoa Sánchez explica el proyecto de islas de biodiversidadDescargar

Audio

Explicación de Quique Huelves

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar