Opinion_Actualidad

¡OTRO COMITÉ DE EXPERTOS! por Ramón Galindo

Y con esto poco a poco se fueron escapando los sometidos a cuarentena, infectados o no, sin respetar las medidas sanitarias y rehusando al alojamiento y a los alimentos que les ofrecen (seguramente infinitamente mejores que los de su país de origen). Marcan así el primer indicio de no querer integrarse, de desobedecer las normas y de prestarse al mafioso sistema organizado que les ha traído aquí. Ellos saben perfectamente que poniendo un pie en una de nuestras ciudades, van a campar a sus anchas, impunes a toda tropelía que para nosotros son delitos o infracciones y para ellos forma parte de su rutina. Aquí se resisten, insultan y escupen a nuestros policías, “allí” no, allí si se pasan un pelo se encuentran con el tío de la vara “mano de santo” para la rebelión, la “okupación” pero ellos saben que aquí la vara está prohibida y además Sánchez e Iglesias les van a dar una paguita sin trabajar.

Aún recuerdo las imágenes que durante la cuarentena un desvergonzado españolito osó darse un paseo por la la playa, rápidamente fue avistado y localizado por un impresionante despliegue de medios de las Fuerzas de Seguridad del Estado. Varios drones de última generación y patrullas de seguridad localizaron al infractor y un helicóptero de la Guardia Civil dotado de los más modernos y sofisticados medios de tecnología electrónica, radar y cámaras de vigilancia con teleobjetivos capaces de distinguir la matrícula de un coche a más de 1.000 m. de distancia, con un consumo de más de 400 litros de combustible cada hora a una velocidad de crucero de 250 km/h, pues bien, el helicóptero aterrizó y el españito se llevó para su casa un papelito en forma de multa que si se le ocurre no pagar, ya se encargará la hacienda pública en descontarsela de la nómina o de la cuenta corriente.

Para controlar la inmigración ilegal, existen medios aún mucho más caros:
Los dispositivos del sistema de Salvamento Marítimo; los sistemas de vigilancia aduanera de la Guardia Civil, incluidos despliegues de radares y patrulleros auspiciada por la agencia europea FRONTEX, coordinada con el COVAM (Centro de Operaciones y Vigilancia de Acción Marítima de la Armada) y el CECORVIGIMAR (Centro de Coordinación para la Vigilancia Marítima de Costas y Fronteras) en las que España mantiene permanentemente desplegado:

-Un avión de la patrulla marítima.
-Un submarino cada semestre (ahora como sólo tenemos uno, relevan sus dotaciones).
-Un patrullero de altura preparado para salir a la mar, a requerimiento del mando
-Un buque de mando con un Estado Mayor embarcado, disponible para liderar puntualmente la operación en caso de que se requiera.
-Autorización diplomática permante para que los buques participantes recalen en las bases de Cartagena y Rota.

(datos oficiales extraídos de la web de la Armada).

¡Y por supuesto! Los suficientes medios de inteligencia (que los pocos que conozco no los voy a revelar aquí) para anticiparse a los movimientos de pateras y buques piratas nodrizas, de los que prácticamente ya se sabe incluso con días de antelación, cuando van a zarpar y cuales son sus objetivos. Y con todos esos medios, capaces de hacerles dar la vuelta al borde de las aguas jurisdiccionales argelinas y antes de meter la proa en aguas internacionales, todo esto sin contar con los satélites con capacidad de obtener imágenes para distinguir nítidamente la barba del imán de Argel ¿Porqué no lo hacen? Y cuando llegan aquí el encargado (que para eso le pagamos y bien) de controlar la situación (es decir, el Delegado del Gobierno) no tiene ni puta idea de lo que tiene que hacer y las “lumbreras mentales del lugar” de jugosos sueldos y poco curro, comienzan a largar sus “brillantes” ideas ¡OTRO COMITÉ DE EXPERTOS!

“Dadme un punto de apoyo y moveré el mundo”. El Gobierno Español lo tiene, y o no quiere, o no sabe ni donde apoyar la palanca.

Hoy como todos los fines de semana, enciendo el puro de los domingos que a vuestra salud y en perjuicio de la mía me fumo, y Rocco y yo nos vamos de patrulla a presenciar de primera mano el deplorable espectáculo del desembarco anunciado para estos días, más de 5.000 ilegales, dispuestos a asaltar nuestras costas en una operación perfectamente organizada por las mafias de piratería de carne humana viva, y no me lo ha dicho ninguno de los miles de agentes del CNI, o de FRONTEX, o del Servicio de Vigilancia Aduanera, lo he escuchado esta mañana en la panadería de Cabo de Palos.

Ramón Galindo.

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar