Opinion_Actualidad

PENSANDO EN VOZ ALTA: BREVES APUNTES DE LO LEÍDO SOBRE COVID (Y 2)

PENSANDO EN VOZ ALTA

BREVES APUNTES DE LO LEÍDO SOBRE COVID (Y 2)

Hoy, lunes 17, completamos los apuntes iniciados el pasado día 10. Pero, antes, me van a permitir hacer un par de aclaraciones en respuesta a comentarios recibidos por parte de uno de mis lectores semanales. Uno de los comentarios acaba del siguiente modo: «Habrá tenido que estrujarse el cacumen mucho para copiar los párrafos del libro». Aclararle a este querido lector que no he copiado de ningún libro… lo mismo que él recibe información puntual yo, diariamente, recibo informes y artículos científicos desde un par de instituciones. Leo, tomo nota y voy formando mis archivos particulares, de ellos echo mano cuando lo necesito, como en esta ocasión.

En otro momento: «Nos están tomando el pelo igual que usted se lo toma a sus lectores». Yo no le tomo el pelo a nadie, yo no cobro por escribir, yo no obligo a nadie a que me lea. Yo tengo un gran respeto y agradecimiento a todo aquel que ¡VOLUNTARIAMENTE! me lee. Las críticas las admito todas -de ellas aprendo cada día- y respondo o no a las mismas…cosa que estoy haciendo hoy.

Y, ahora sí, completo los breves apuntes…no copiados de ningún libro. 

El Covid-19 no afectó a todos los miembros de la sociedad por igual. Estados Unidos experimentó marcadas disparidades raciales y étnicas. Las hospitalizaciones per cápita ajustadas por edad entre los indios americanos o nativos de Alaska, los negros no hispanos y los hispanos o latinos fueron, respectivamente, 3.2, 2.5 y 2.5 veces más altas que entre las personas blancas no hispanas. Se notificaron disparidades similares en las enfermedades graves entre las poblaciones de minorías étnicas a nivel mundial, incluso en el Reino Unido, Brasil y Sudáfrica. Estas diferencias probablemente se deban a determinantes sociales de la salud de larga data. Los planes de preparación futuros deben incluir medidas concretas para reducir las disparidades.

La desigualdad de ingresos como barrera para el cumplimiento de las directrices de salud pública es otro factor importante en la preparación para una pandemia. Los condados estadounidenses con mayor desigualdad de ingresos experimentaron mayores niveles de casos y muertes. Las personas de mayores ingresos eran más propensas a reportar comportamientos protectores, mientras que aquellas con ingresos más bajos eran más propensas a reportar circunstancias de la vida que impiden la mitigación de riesgos, incluida la incapacidad de teletrabajar. Un estudio que examinó 22 países de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos encontró que aquellos con mayor desigualdad de ingresos experimentaron una mayor mortalidad por Covid-19. 

La pandemia expuso insuficiencias en las instituciones mundiales y la cooperación internacional para garantizar que todos los países tengan acceso a suministros médicos esenciales, incluidos reactivos de prueba, EPP y vacunas. Antes de la pandemia, China fabricaba la mitad del suministro mundial de EPP y era un importante productor de otros recursos médicos. Sin embargo, el brote de Wuhan causó interrupciones locales en la producción y un aumento de la demanda interna para gestionar la crisis. Esta escasez tuvo efectos dominó. Muchos países respondieron a la escasez de suministro imponiendo controles de exportación para medicamentos, jeringas, vacunas y otros bienes médicos esenciales producidos en el país, lo que exacerbó las interrupciones del suministro mundial.

Hoy en día, las grandes desigualdades mundiales en materia de vacunas son el ejemplo más atroz de escasez. Aunque más de la mitad de la población mundial está completamente vacunada, solo el 7% de las personas en los países de bajos ingresos han recibido al menos una dosis de vacuna. A pesar de que los países se comprometieron a donar miles de millones de dosis de vacunas, hasta ahora solo se han entregado millones. Muchas dosis donadas se han entregado con poca antelación y cerca de sus fechas de vencimiento, lo que dificulta operativamente el uso de estas vacunas por parte de los países. 

Las grandes desigualdades en el acceso a las vacunas y otros suministros médicos durante la Covid-19 deben anticiparse para eventos futuros. Cuando casi todos los países se ven afectados a la vez, se crean presiones sobre los sistemas de respuesta global y las cadenas de suministro globales débiles. Con esta realidad pandémica, se debe cuestionar la dependencia de las donaciones caritativas para suministros médicos esenciales. Es más probable que la fabricación regional diversificada de productos garantice que los países puedan satisfacer de manera predecible sus necesidades de suministro. Eso requeriría que las compañías farmacéuticas transfieran tecnologías a fabricantes regionales, como el centro de ARN mensajero respaldado por la OMS en Sudáfrica.

Aunque los números de víctimas mundiales de Covid-19 no tienen precedentes en la era moderna, es probable que las nuevas enfermedades se aceleren. Solo en las últimas décadas, el mundo experimentó múltiples emergencias de enfermedades: virus del Nilo Occidental (1999), SARS (2003), influenza aviar H5N1 (2004), influenza pandémica H1N1 (2009), síndrome respiratorio de Medio Oriente (2012), Ébola en África Occidental (2014) y Zika (2015), y se deben esperar más brotes de enfermedades. Incluso teniendo en cuenta la mejora de la vigilancia, las nuevas enfermedades emergentes han aumentado constantemente desde 1940. Existen fuertes razones biológicas y ambientales para esperar epidemias tan o más graves que la Covid-19.

La probabilidad de escenarios futuros aún más desafiantes debería crear urgencia para invertir y mantener sistemas de salud resilientes, pruebas y vigilancia, confianza pública, equidad e instituciones globales sólidas. Si no se abordan las debilidades claramente observadas en la respuesta a la Covid-19, se tendrán consecuencias adversas prevenibles para la salud, sociales y económicas cuando se produzca el próximo brote novedoso.

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar