Opinion_Actualidad

Presupuestos manchados de sangre, por Ramón Galindo

Y con esto poco a poco continúan aplicando al pie de la letra, el guión de esta novela de traiciones y vendettas, donde armados de hoz y martillo, quieren darle el puntillazo a esta democracia hija de una transición que aunque llena de imperfecciones, al menos fue “pacífica” a excepción de los casi mil asesinatos, incluidos mujeres y niños -inocentes todos ellos- y precisamente son ahora los representantes de los asesinos, en compañía de un débil presidente del gobierno, los que empuñan la puntilla. Pero ellos están acostumbrados a mancharse las manos de sangre y no se ruborizan por ello.

Evidentemente siempre es difícil contentar a todos, y al comienzo de la transición, con el único objeto de apaciguar a los independentistas, que hasta ese momento estaban fuera de la ley y algunos exiliados -pero sin pasar penurias y bien mantenidos dede España- “al estilo Puigdemont” se inventaron la anacrónica y anti histórica división geográfica de las Comunidades Autónomas, cediéndoles posteriormente diferentes poderes directamente emanados del conjunto total de los españoles, que nunca deberían haber salido del gobierno central. Ello conlleva precisamente a la contradicción más grande de lo redactado en la Constitución: La desigualdad y las discriminaciones. Sobre todo a la hora de impartir doctrinas y atenciones a una generación que hoy vive en una artificial confusión y división entre los españoles, pues a unos les enseñaron una historia y a otros otra, a unos les atendió una sanidad y a otros otra, a unos les afectó una jurisdicción fiscal y a otros otra.
Los que ya peinamos canas y tenemos nietos, jamás en la vida podíamos habernos imaginado que en nuestro país viviríamos una pandemia de esta envergadura, donde a unos españoles les afectan unas normas y a a otros otra, según un presidente lo vea, o su particular “comité de expertos” (en caso de haberlo) se lo expliquen de una u otra manera, pues lo que nos han dejado perfectamente claro es, que ni unos ni otros tiene ni puta idea.

¡Pero como la van a tener! Si los escalafones de los partidos políticos están plenos de ineptos, “ninis” arribistas e incultos sin estudios ni experiencia laboral alguna. Y que conste que la “inbachillerada” Adriana Lastra no es la excepción, ni el PSOE es el único que acoja a estos ineptos que jamás hicieron una oposición o madrugaron para ir a la universidad; de la fábrica o el taller ni hablamos.
Sería muy sano para un país, que se revisasen y comprobasen muy a fondo los currículums y las vidas laborales de sus pretendientes a políticos, e incluso que tuvieran que superar un examen psicotécnico ¡Y por qué no! Una prueba psicotrópica para comprobar lo fuman o se meten por la nariz antes de hablar o decidir por nosotros.

-Lo de Fernando Simón no tiene nombre, mucho han tardado los médicos españoles en pedir el cese de quien después de más de cincuenta mil muertos, o bien nos mintió con lo de: “Como mucho habrá uno o dos casos en nuestro país”. O bien como he dicho antes, otro que no tiene ni puta idea, y por supuesto carece de vergüenza.

-Lo de los presupuestos, otro insulto a la inteligencia de los españoles. Cuando las colas del hambre vienen a ser una constante en nuestras calles, es precisamente el gobierno más numeroso y caro de la democracia, el que primero se sube el sueldo y luego nos quiere arreglar la situación con la cantinela de la igualdad.

Pero que le vamos a pedir a unos dirigentes, que si te te afecta una inundación o un incendio, con suerte te dan una manta y un bocadillo, y te meten a dormir en el suelo de un polideportivo, pero si arribas ilegalmente te alojan en un hotel residencial con piscina y pistas de padel. Y me podéis tachar de lo que queráis, pero ha quedado demostrado que muchos de los que ilegalmente llegan a otro país, y más si son de religiones fundamentalistas (esos de la ablación) si no les gusta lo que piensas echan a rodar con una furgoneta por en medio de una calle como en Las Ramblas de Barcelona (16 muertos y más de 150 heridos) acribillan una sala de fiestas como Bataclan en París (131 muertos y más de 400 heridos) o hasta te pueden cortar la cabeza.

Estos, ahora menas -los del machete y el Kalashnikov- apuntan maneras para crear un partido político como hicieron los del tiro en la nuca y la goma-2 ¡Y quien sabe! Quizá algún día firmen un pacto con Pedro Sánchez para que les apruebe sus presupuestos.

Y mientras pueda, me seguiré encendiendo el puro de los domingos que me sirve para escribir estas letras y junto al aroma del café de la sobremesa, aprovecho para enviaros un fuerte abrazo a amigos y familiares.

Ramón Galindo.

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mira también

Cerrar
Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar