Rincón literario de Paco Marín

Rincón Literario de Paco Marín: “En el fondo de mis ojos”

TÍTULO:     En el fondo de mis ojos

AUTOR:      Mari Carmen Sinti

EDITA:       Vencejo Ediciones (2022, septiembre) -Garras Negras-

Encuadernación: Rústica con solapas. Tamaño: 14 x 21 cm. Número de páginas: 240. PVP: 18,00 €. ISBN: 978-84-124604-7-6

He de confesar que “En el fondo de mis ojos” es una de las novelas que más curiosidad, de entre todas las que llevo leídas, me ha proporcionado. Es una novela distinta en cuanto al tema tratado, su asunto, tal y como lo plasma Mari Carmen Sinti, no es muy normal (cada quien que le dé a normal el significado que quiera).

Filias y fobias. Fobias y filias. Aceptaciones y rechazos. Rechazos y aceptaciones. Todos y cada uno de nosotros acarreamos en nuestras personales e íntimas mochilas gustos y disgustos… más, el tratado en esta historia es bastante peculiar…

«¿Qué sucede cuando una persona descubre que tiene una relación especial con la muerte, algo que se aleja de lo que está socialmente aceptado?

La obsesión de la protagonista de “En el fondo de mis ojos” por esta atracción la llevará poco a poco a experimentar para conseguir lo que imagina en sus fantasías, rebasando todo lo permitido hasta abocar sin remedio en una locura delirante». 

Las sensaciones que una persona puede tener al enfrentarse con un cadáver suelen ser muy variadas, manteniendo la distancia. Si ese cara a cara con los restos de una persona es más íntimo puede dejar una huella particular y peculiar… pero cuando lean “En el fondo de mis ojos” verán, y se asombrarán, que hay fronteras que al traspasarlas te deparan sorpresas y sensaciones magníficamente dibujas y descritas por la autora.

Mis felicitaciones a Mari Carmen Sinti y a la editorial Vencejo por escribir y publicar “En el fondo de mis ojos”, algo distinto y refrescante dentro del misterio y de los entresijos de la mente humana. Añadir que, además,aprendemos el significado de palabras, me imagino, que desconocidas para muchos.

Mari Carmen Sinti. Nací en Cádiz hace ya algunos años y después de recorrer con mis padres diversas ciudades durante mi infancia, fui a recalar en Badalona, donde terminé mis estudios, me casé y tuve dos hijos. Posteriormente, y habiéndome trasladado a Barcelona, tuve mi tercera hija y me dediqué a ser madre hasta hace ocho años, que adquirí una empresa y traté de sacarla a flote.

Mis horas de ocio las reparto entre mi afición por leer y escribir. Administro un foro de lectura donde me mantengo informada de todo lo que sale y está por salir, algo poco conveniente para mi bolsillo. En el 2016, empecé colaborando en un programa radiofónico de Radio Sant Cugat, aportando temas literarios. Debido al éxito que tuvo al año siguiente conseguí mi propio espacio semanal, Lletres i música donde nos visita cada sábado un personaje relacionado con la literatura.

Por insistencia de varias personas, entre ellas mi persistente hijo, me lancé a esto de presentar lo que escribo. Comencé publicando relatos. He colaborado en varias antologías negras y eróticas, entre ellas Sin relación aparente (Antología I Premio Cruce de Caminos) o El origen del mundo (Vencejo Ediciones).

En 2019 publiqué mi primera novela, Sudor frío (Tierra Trivium) que obtuvo una nominación a Mejor novela negra en Castellano Cubelles Noir de 2020.

Comenzamos el mes de octubre con una mente matemática que se sumerge en las, no siempre fáciles, aguas literarias… Gracias…

P.- Por favor presente a Mari Carmen Sinti.

R.- Soy una persona de lo más natural del mundo, con el privilegio de tener una cultura y un gran amor al arte, desde siempre. Por eso, parte de mi vida lo constituyen la lectura y la escritura, pero también amo el dibujo y todo lo que se pueda realizar con las manos y necesite de una creatividad. Paradójicamente, poseo una mente matemática y soy de ciencias en lugar de letras. Esa dualidad es la que caracteriza todos los aspectos de mi vida.

P.- ¿Desde cuándo escribe y por qué?

R.- Desde que aprendí a hacer letras con el lápiz. Recuerdo que cuando empecé párvulos ya sabía leer, escribir, sumar y restar porque mis abuelos, que fueron los que me criaron, cada tarde me daban una clase como si se tratara de un juego. Luego yo notaba la diferencia del método que ellos empleaban al que utilizaba mi profesora y no entendía nada. Me preguntaba por qué de manera diferente se obtenían los mismos resultados.

Nunca he dejado de escribir ni de preguntarme cosas.

P.- Después de leer “En el fondo de mis ojos” he de preguntarle ¿la cabeza bien?

R.- Bueeenooo, yo me lo pregunto muchas veces también. ¿Cómo puedo idear un personaje tan diferente a mí con el que no me une ningún rasgo, ni empatizo lo más mínimo? ¿Y cómo puedo escribir de su vida en primera persona? Eso tiene que decir algo de cómo está mi mente, ¿no? Alguien entendido me dijo que si yo, la autora, veo la diferencia entre mi personaje y yo misma, y aprecio que no somos iguales, aún hay esperanza.

P.- ¿Desde cuándo habla más que calla? ¿Por qué?

R.- No sabría decirte el punto de inflexión en el que pasé de la niña extremadamente introvertida que era, a la adulta con la enorme sociabilidad que soy hoy. Sé que sí hubo un antes y un después de una relación que tuve con una persona que me sometió a maltrato psicológico durante unos años. Al recuperarme de aquella tortura, noté que había aprendido por un lado a discutir y por el otro a defenderme. Tanto lo uno como lo otro solo lo hago cuando es estrictamente necesario, pero el saber que ahora soy capaz, hace que tenga una confianza en mí misma que antes no tenía.

P.- ¿Cuándo, cómo y por qué nace “En el fondo de mis ojos”?

R.- Aunque te parezca mentira, nace de la primera frase del libro. Amanecí un día con ella en la cabeza y me tuvo meses dando vueltas a posibles escenarios y tramas que me sugirieran esas palabras. Fui descartando las más consabidas, luego las que estaba harta de leer por repetitivas y me quedé con dos ideas más originales. Consulté con Paz Velasco, a quien tengo la suerte de conocer y contar entre mis amistades, y me dijo: la primera idea no es novedosa; de la segunda no hay nada escrito. Y me lancé al agua sin flotador.

P.- ¿Hay base documental o todo es producto de su mente?

R.- La verdad es que me he documentado muy muy poquito, pero algo sí. Sobre todo,para los venenos, las drogas o lo referente a la profesión de la protagonista. Para su personalidad no. Me sentaba cuando estaba preparada para escribir lo que creo que escribiría ella, para sentir lo que pienso que serían sus pensamientos y me dejaba llevar. No llegué a empatizar con la forma de ser de mi personaje, pero te puedo decir cómo piensa y la razón de cada uno de sus actos como si los hubiera vivido yo.

P.- ¿Cuáles son sus géneros y autores favoritos?

R.- Evidentemente, la novela negra, de misterio y la policiaca, quizás en este orden o viceversa. No me preguntes por autores favoritos porque tengo muchos, españoles, americanos, ingleses, irlandeses, nórdicos, franceses… todos tienen cabida y un estilo de narrar diferente. Busco, dentro de todos ellos, una calidad literaria porque, al contrario de lo que dicen, el género negro no está, para nada, reñido con esta.

P.- Como lectora, prefiere ¿libro electrónico, papel o audio libro?

R.- Los tres, utilizo los tres formatos de manera habitual y gracias a ello puedo leer a todas horas y en lugares que a lo mejor el otro formato no me permitiría. Los audiolibros me han proporcionado momentos muy placenteros mientras hago las tareas del hogar, por ejemplo. Y en la cama, el formato kindle es muy manejable.

P.- ¿Qué está leyendo ahora mismo? Por favor, recomiende un par de libros.

R.- En estos momentos estoy acabando una novela que tengo para un club de lectura. En realidad, es una relectura que leí en su momento. Se trata de “Expediente 64” de Jussi Adler-Olsen. Y al mismo tiempo, lo último de Noelia Lorenzo Pino, “Blanco inmaculado” porque es mi invitada este sábado en mi programa de radio, ‘Lletres i música’, de Radio Sant Cugat. Este año he leído uno que me ha gustado mucho. El autor me encanta, es francés y se trata de Pierre Lemaitre. El libro es La gran serpiente. Si me pides un autor que haya descubierto recientemente y del que me he leído este año, una tras otra, tres de sus obras, es Antonio Tocornal. Escribe como los ángeles. Dicen que no es autor de literatura negra, pero al menos un poco gris es.

P.- ¿Qué manías tiene a la hora de escribir?

R.- Pocas, pero innegociables. Necesito silencio y que nadie me interrumpa. No me siento a escribir hasta que tengo el capítulo “reescrito” en mi cabeza. Esto suele durar uno o varios días y cuando me pongo sé exactamente lo que voy a decir, así que una pequeña interrupción me saca de mi mundo y me cuesta volver a coger el hilo.

P.- ¿Como ve el panorama literario español?

R.- Como en todos los sectores, se escribe mucho y no todo bueno, por lo que cuesta despuntar por encima de los autores consolidados y que ya tienen una popularidad. Es muy complicado hacerse un rinconcito en este mundo y que te valoren y respeten, por lo que la gente que está ahí luchando y dando el callo me merece una gran admiración. El lado nefasto del asunto es que no tenemos el suficiente hábito de lectura. No sé cómo se podría subsanar, pero me temo que todo tendría que empezar desde la infancia, con una buena educación. Y de eso andamos escasos en todos los aspectos en nuestros días, ¿no te parece?

P.- ¿Qué opinión le merece los festivales de novela negra?

R.- A mí me encantan. Están surgiendo muchos en todos los rincones de nuestra geografía y, poco a poco, atraen a un mayor número de lectores. En mi programa los incentivamos mucho, hablamos de ellos e invitamos a la gente a que los visite dado que es el único escenario donde autor y consumidor se pueden encontrar, conocerse, cruzar unas palabras, conocer qué piensa el lector de la obra, etc. Tener al autor presente cuando lo lees es un punto. Y ayuda a vender libros. Una ventana abierta a la cultura.

P.- Relate alguna curiosidad literaria personal que le haya ocurrido y no ha desvelado hasta ahora… si la hubiere.

R.- La expliqué en mi presentación, pero me gusta y merece repetirla. Durante la pandemia, estaba leyendo a un autor de nuestro panorama literario, español y para mí muy bueno, con un estilo especial. Se me ocurrió que yo podía escribir algo así de bueno y empecé a “imitar” o “dejarme influir” por su narrativa. Le pasé una muestra a mi editora e, inmediatamente, me dijo: Esto no es tu forma de escribir, te leo y no te escucho. Cuando me encontré con dicho autor en el Black Mountain Bossost, y delante de la editora, le expliqué la anécdota y me contestó: Te doy permiso para que me “plagies enterito”. A lo que la editora se negó en redondo y nos reímos mucho.

P.- Venda su libro ¿por qué hay que leer “En el fondo de mis ojos”?

R.- Cuando hablo con otros autores o lectores, siempre comentamos que se escriben muchas historias iguales, más de lo mismo, relatos que nos da la sensación de haber leído antes. Yo quise innovar, darle al lector algo que nunca antes ha leído, algo novedoso y fresco. Aunque la temática pudiera echar para atrás, de ahí que soy muy cautelosa a la hora de explicar de qué va la novela, os aseguro que no es así. El lector me merece mucho respeto y jamás le daría algo en donde abundara lo macabro o lo morboso. Lo hay, pero no me recreo en ello. Todo el mundo puede leer la novela sin tener que cerrarla diciendo: No puedo seguir leyendo. Todo lo contrario. Creo que va a atrapar.

P.- Sus planes a corto y medio plazo ¿son?

R.- Meterme de lleno en la promoción de esta obra, esperando que llegue al máximo público posible. Mientras, no dejo de dar vueltas en mi cabeza a alguna otra historia que sea también algo fuera de lo común. Tarde lo que tarde.

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar