Rincón literario de Paco Marín

Rincón Literario de Paco Marín: “Sirenas a contraluz”

TÍTULO:     Sirenas a contraluz

AUTOR:      Rosa Valle

                Ilustraciones de Foni Ardao

EDITA:       Fagus Editorial (2022, mayo) -Azabache-

Encuadernación: Rústica con solapas. Tamaño: 15 x 21 cm. Número de páginas: 350. PVP: 20,00 €. ISBN: 978-84-123899-2-0

¿Tiene límites la maldad humana? ¿Qué es más peligrosa la maldad mental o la física? El odio ¿tiene grados?

Estas y otras preguntas surgen al ir leyendo “Sirenas a contraluz”. Una, o unas, historia perfectamente ensamblada y que corta la respiración cada vez que el mal hace su presencia. Encontramos descanso y respiramos con las ilustraciones y los poemas que juegan el papel de hilo conductor de los distintos capítulos.

Rosa Valle se funde perfectamente con la inspectora Tunia ya que ambas, una de la mano de la otra, indagan y escarban en lo más oscuro y profundo del corazón de la perversidad.

Una novela e historia distinta.

«La muerte no sigue los protocolos de la vida. Es insolente, descarada, impía. No necesita entrada; siempre tiene butaca. La halla en las aguas de Asturias, donde la mar devuelve cadáveres desmembrados de jóvenes nadadoras. Tras violarlas y mutilarlas, el asesino arroja sus cuerpos al Cantábrico, vestidos con un disfraz de sirena. Sirenas sin brazada. Peces a la fuerza. Cadáveres en el acuario. Mariposas sin alas. 

Al timón de la justicia en el salitre, Petunia Prado del Bosque, Tunia, jefa de Homicidios de la Comisaría de Gijón. Una tipa dura, suave bajo el caparazón. Madre, amante, motera… poeta. Siempre la adrenalina surfeando por su mar interior».

Esta no es una novela policial al uso. La voz de Rosa Valle, fundida con la energía de Tunia, deja marcas en un relato salpicado de poesía y de «literatura periodística», capaz de crear estampas vívidas y certeras del entorno, llenas de profundidad y con dosis de costumbrismo. Una impronta de mujer capaz de traducir el lenguaje de la maldad y la muerte al de la pasión y la vida.

Rosa Valle (Gijón, 1974) es escritora y periodista, «una periodista que novela». Autora de los poemarios “Certezas al sol” (Gravitaciones, 2021) y “Llueve” (Al Norte, 2018); los cuentos infantiles de la lubina Josefina, “Campeona de voleiglobo” y“Piragüismo en el Descenso del Sella” (Al Norte, 2017 y 2018), y de la novela negra que inicia la saga de la inspectora Tunia Prado del Bosque, “Sonará bajo las aguas” (Al Norte, 2017).

Es licenciada en Ciencias de la Información por la Universidad Pontificia de Salamanca, Master en Marketing y Dirección de Empresas por la UNED y posgrado en Profesorado de Lenguas y Literatura por la Universidad de Oviedo. Tiene estudios musicales en la especialidad de trompa.

Su trabajo como comunicadora y documentalista y su trayectoria como poeta convergen en una escritura en la que los hechos y datos, minuciosamente documentados, pasan por el filtro de una feminidad exquisita, valiente y delicada a la vez, y se vierten en una prosa llena de lirismo, profundidad emocional y ritmo emocionante. Una voz que escarba en lo más oscuro del ser humano para convertirlo en luz de palabra.

Foni Ardao es arquitecto técnico por la Universidad de Alicante, lleva una vida en la pintura y varios años en la creación digital gráfica. Su obra se extiende a cuadros, murales, instalaciones, cartelería, estampación e ilustración editorial. En Asturias, sus murales hablan desde la Biblioteca de la Granja de Oviedo y también desde skateparks, rocódromos y espacios alternativos de consumo. Ha dado vida al cuento infantil ‘Las tres mariposas’ de Noelia Rodríguez (Amazon, 2021). Artista humilde, natural, alternativo, un punto naif, comprometido. Joven por siempre. El arte en el cuerpo.

Referente activo del movimiento skater, también es instructor. Forma parte del hardcore emocional mediterráneo de los 90, habiendo tocado en grupos como Crayfish y Blindside. 

Agradable e interesante charla con Rosa Valle… Un placer…

P.- Por favor. Presente a Rosa Valle.

R.- Una periodista que novela, una novelista que comunica. Los lindes no están claros. La curiosidad por todo, la documentación, la pulsión por contar, por sacar, jugar y construir desde la palabra.

P.- ¿Desde cuándo escribe y por qué?

R.- Tengo un perfil puro “de letras”. La lengua y la literatura, la historia, el latín eran mis materias. Estudié Periodismo. Me gusta contar historias y lo hago de forma natural desde cría. La escritura es mi medio. La literatura mi esencia. Creo que las fronteras entre Periodismo y Literatura son difusas. Escribir es una pulsión, una llamada, una clarividencia. Soltar, levantar los mundos, sensaciones, ideas interiores que te habitan, que montas, que viven en ti. Escribo más en mi discurso mental-emocional, dentro de mí, qué al teclado, porque, para lo segundo, me falta tiempo, pero dentro… dentro siempre escribo. Es mi funcionamiento como homínido.

P.- ¿Cuándo, cómo y por qué nace “Sirenas a contraluz”?

R.- Quise dar continuidad al personaje creado en “Sonarás bajo lasaguas”, mi primera novela. Petunia Prado del Bosque, Tunia, jefa de Homicidios de la Policía Nacional de Gijón. Gustó a los lectores y lectoras. Me pedían “más Tunia”. Cuando creé el grupo investigador en “Sonarás”, dejé la puerta abierta para construir una saga. Por eso “Sirenas a contraluz”, un nuevo caso criminal para Petunia y su gente, pero independiente del primero. 

P.- ¿Es todo producto de su imaginación o existe base documental?

R.- El caso principal es un invento, pero hay otro relacionado con él que tiene base real; ficciono un crimen de la crónica negra de Asturias del pasado siglo en el oriente. Base documental hay en todo lo que hago. Me documento para cada detalle. En mis novelas hay muchos colaboradores, profesionales en cada frente que toco. Disfruto mucho con esa parte. Ahí trabaja la periodista.

P.- Con esta historia ¿quiere trasmitir a sus lectores alguna emoción en particular?

R.- Los lectores de negra saben. Muerte y vida. Sordidez y belleza. Luz y contraluz. Pero la novela no solo es negra. Hay otras tintas. Poesía, psicología, naturaleza, amor… Emoción y también consciencia, auto conocimiento. Tiene muchos ingredientes.

P.- ¿Tiene modelo real la inspectora Tunia?

R.- Hay en ella mucho de mí, por qué no admitirlo. Tunia tiene mis gustos y aficiones. Mi mirada está en Tunia, pero la inspectora es una invención; de lo contrario, el ejercicio resultaría aburrido. En la narración tiene que haber vuelo.

P.- ¿Qué es peor la crueldad mental o física?

R.- Personalmente desconozco la segunda. Es por eso que contestaría que es peor la primera, la mental. Pero ante torturas físicas brutales… seguro que todos y todas cambiaríamos la respuesta.

P.- ¿Por qué aparecen ilustraciones en la novela? ¿Qué aportan? ¿Y los poemas?

R.- Las ilustraciones son una apuesta y un esfuerzo de Fagus, de Silvina Elías, mi editora, que cree firmemente en el tándem arte-literatura y lo aplica en cada proyecto. El libro gana mucho como artículo con ellas (es innegable que el diseño resulta más atractivo), pero eso no es lo más importante, sino ese complemento, esa comunión de las imágenes con el texto, que sugieren, que inquietan, que nos sitúan. Estoy muy satisfecha del trabajo que, en ese sentido, ha realizado Foni Ardao.

La poesía se coló sola jaja. Le presté a Tunia algunos de mis poemas. Unos existían, otros no… Me sucede a menudo que quiero trasladar emociones que ya he expresado con anterioridad, en el lenguaje que sea; en este caso, en el poético. Rescato lo elaborado y lo reutilizo. Puede ser un post de mi blog, Terapia de Letras, un fragmento de un relato… La novela tiene varios lenguajes: el gráfico, el poético, el digital (los whatsapp)… Es algo que varios comunicadores han destacado en ella. Y un prólogo, algo poco común en la negra. Un maravilloso prólogo de Carlos López-Otín.

P.- ¿Tiene referente en la novela negra? ¿Cuáles son sus géneros y autores favoritos?

R.- Uff…Montones. Me gusta mucho la negra española. Alicia Jiménez Bartlett es para mí la dama de la negra española. Su Petra Delicado… Hay de Tunia en ella. Me impactó el fenómeno Dolores Redondo, su trilogía del Baztán. Me atrapan Eva Sáez de Urturi, Susana Martín Gijón, María Oruña… Ya ves que estoy citando mujeres y de pluma reciente. Creo que ellas están haciendo ahora muy buena negra. No me acaba de convencer la nórdica, tan de moda, lo siento… De la pura, la americana, bebo muy puntualmente. No me van los betsellers tampoco, ni en negra ni en otros géneros.

P.- Como lectora, prefiere, ¿libro electrónico, papel o audio libro? ¿Qué está leyendo ahora mismo? Recomiende, por favor, un par de títulos.

R.- Pues estoy leyendo ahora mismo “Los ingratos, de Pedro Simón, fantástico, recomendado por mi bibliotecaria del pueblo. Acabé, justo antes, “Malasanta”, de Antonio Tocornal, una pluma de diez. Leo papel, prefiero papel; compro, me prestan, cojo de la biblioteca. También cargo obras en el e-reader, pero solo las que me pasan (soy perezosa para eso) y únicamente leo e-books cuando me quedo desabastecida de celulosa.

P.- ¿Qué manías tiene a la hora de escribir?

R.- Creo que ninguna. Siempre empiezo con un cafetín o una cervecina, según la hora, jaja. Puedo hacerlo en cualquier lugar y tesitura. La liturgia de película al escribir es un lujo que no puedo permitirme. No tengo tiempo libre de largo, araño momentos. Puedo hacerlo en una cafetería o incluso sobre un bordillo esperando a pasar la ITV (verídico).

P.- ¿Qué opinión le merece los festivales de novela negra?

R.- ¡Ay! Son mi objetivo. Mi región es chiquita y los locos de la escritura y la lectura nos conocemos todos, al menos los que somos de pico y pala, los que “peonamos”, como dice mi colega Leticia Sierra. Quisiera que Tunia cruce el Pajares, porque tiene la fuerza, el atractivo y la calidad. No es soberbia, solo feedback lector. Los festivales sois los músculos latientes de un género que tiene muchos corazones. Quisiera fluir hacia ellos, mezclarme con vuestra sangre. Me interesan como escritora o como lectora. Os estoy tentando 🙂 En esas citas aprendes, creces, conoces, te relacionas, disfrutas, viajas… Sois un lujo. Enhorabuena por vuestra labor. Y que haya tantísimos en un país pequeño… es ¡maravilla! Estamos muy locos, creo. Santa locura la de literatura. Lo mejor del oficio de escribir son los cómplices que haces en el camino. 

P.- Relate alguna curiosidad literaria personal que le haya ocurrido y no ha contado hasta ahora…si la hubiere.

R.- Bua… Por ejemplo, cuando estaba presentado mi primera novela en Ribadesella, una lectora se me acercó al final para decirme que “ya que escribes tan bien, voy a contarte yo un caso de un crimen real que ocurrió aquí”. Y lo hizo. Recibí una carta escrita a mano con la historia. Hacía muuucho que yo no recibía una carta manuscrita. Me describía el caso de La Zamarra. Emoción indescriptible su regalo. Merecía un relato, pero pensé que podía mezclarlo como elemento secundario en la trama de “Sirenas” y lo hice. Nacía el personaje de La Chicharra.

P.- Venda su novela ¿por qué hay que leer “Sirenas a contraluz”?

R.- Es una novela sumamente atractiva. Crímenes sobrecogedores, el ámbito en que suceden (la mar, las aguas abiertas), los lugares (el Cantábrico, nuestras costas y ríos, los pueblos…), la mezcla de lenguajes (poesía, ilustraciones, los chats…), la fuerza de las descripciones y la variedad de temas (la naturaleza, el autoconocimiento, las nuevas familias, el animalismo… el personaje de Sella, la perra de Tunia es muy especial). Me han dicho que es un libro “con el que aprendes mucho”, posiblemente por esa labor documental de la que hablaba, por esa periodista que narra. Es ágil y dinámica. Quienes la han leído coinciden en que se hace “de un tirón”. Engancha, ese es el triunfo y la magia de una autora que avanza a tientas guiada por su intuición y su gusto propio.  Cuando una lo consigue… es orgásmico. Entretiene y lo digo sin vergüenza, función principal de la literatura. Si un día me entero de que aburro a alguien, me dedicaré a contar ovejas. 

P.- Sus planes a corto y medio plazo ¿son?

R.- He terminado de corregir un poemario que moveré ya. Y trabajo en dos novelas, una negra, pero con otros personajes, y otra más intimista, escrita en primera persona, aunque no es autobiográfica. También tengo varios relatos que esperan y algunos que saldrán en breve publicados en obras colectivas.

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar